Protector para las manos

Mascarilla de manos

Las manos son las extremidades más expuestas a las agresiones externas como la contaminación, los cambios climáticos, el consumo de tabaco, los gérmenes y diversas sustancias irritantes o punzantes. Todos estos factores pueden dañarlas, provocando que la piel se debilite, reseque o pierda suavidad. Si no se lleva a cabo un adecuado y preventivo cuidado, el aspecto de las manos se irá deteriorando más rápido con el paso de los años.

Mascarilla de manos

Repetir diariamente hasta que la piel de las manos esté suave y tersa.

Ingredientes:

  • 2 cucharadas de nata
  • 1 cucharada de jugo de toronja
  • 1 cucharada de panela o de azúcar rubia

Preparación:

Mezcle todos los ingredientes hasta que la panela (o azúcar rubia) esté completamente disuelta. Luego cubra sus manos con el preparado y colóquese guantes desechables. Deje actuar la mascarilla por no menos de 20 minutos antes de enjuagar con agua tibia.

Advertencia: No guardar el preparado por más de 2 o 3 días.

La nata

Es una sustancia que se forma por la concentración de la grasa de la leche de vaca. En ocasiones se le confunde con la crema, pero la nata es la separación del contenido graso del lácteo, mientras que la crema es la coagulación de las proteínas. La nata es de apariencia espesa y de tonalidad blanca o amarillenta.

Para qué se utiliza

Es un recurso medicinal utilizado mayor-mente en preparaciones para el cuidado de la piel, por ejemplo en cremas hidratantes, mascarillas para el tratamiento de arrugas o piel seca. En la cocina, es un alimento sumamente calórico, por lo que eleva los índices del colesterol y triglicéridos en la sangre.

Propiedades

Su principal nutriente es la grasa, pero también aporta calcio, vitamina D y A. Además es una excelente protectora natural de la piel.

Quizá también te interese
Contenido Relacionado

El sol es fuente de salud y energía, pero sin los cuidados preventivos adecuados también puede ser el principal causante del envejecimiento prematuro de la piel y el cáncer cutáneo.

En caso de una infección, la fiebre cumple básicamente tres funciones. Primero, aumenta ¡a temperatura corporal para inhibir el crecimiento de las bacterias y virus, ya que la mayoría de estos microorganismos no están adaptados para vivir a más de 37° C. Segundo, al aumentar la temperatura se eleva también la producción de glóbulos blancos,, propiciando así el desarrollo de anticuerpos.

La fiebre se caracteriza por un aumento de la temperatura del cuerpo por encima de lo normal, en promedio se puede decir que se considera fiebre a partir de 37.5° o 38° C. No es una enfermedad en sí, sino que ocurre cuando parte importante de las defensas del organismo hacen frente a un mal, generalmente una infección.

El cabello graso es consecuencia de un exceso de producción de sebo, por partes de las glándulas sebáceas, en el cuero cabelludo. Esta grasa sobrante se desliza a lo largo del cabello pero no siempre lo afecta hasta el final, por eso hay casos de cabello graso en la raíz y seco en las puntas (llamado cabello mixto).

Debido al clima frío, la exposición a sol, al viento o al agua, o en ocasiones sin razón aparente, los labios se secan e irritan. La piel de los labios es muy delgada y sensible, por lo que se agrieta fácilmente produciendo heridas un tanto dolorosas e incómodas a la hora de comer o hablar.