Enjuague contra el mal de aliento - Halitosis

Enjuague contra el mal de aliento - Halitosis

Se refiere al mal aliento, el cual es una condición sumamente frecuente, sobre todo en personas mayores de 50 años. Se estima que más del 50% de las personas padecen de esta afección en algún momento, pero hay quienes sufren de una condición crónica provocada por bacterias que se acumulan debido el mal cepillado de los dientes o por la mala distribución de los dientes en la mandíbula, lo cual impide la limpieza correcta de esa zona.

Enjuague contra el mal aliento

Enjuague diariamente después del cepillado dental.

Ingredientes:

  • 1/2 vaso con agua tibia
  • 25 gotas de propóleos en solución
  • 1/2 limón

Preparación:

En un vaso con agua tibia agregue las gotas de propóleos en solución y el jugo de medio limón. Mezcle bien y tome lentamente toda la dosis, pero debe retener cada trago en la boca por lo menos 1 minuto antes de pasarlo.

Advertencia: El enjuague puede dejar los dientes amarillos, por eso lave los dientes con agua o si prefiere cepíllelos nuevamente para retirar el excedente de propóleos.

Los propóleos

Es una sustancia resinosa que producen las abejas a partir de diversas resinas de las plantas. La utilizan para cubrir y proteger la colmena de hongos, bacterias y otros invasores. El término proviene del griego "própolis", que significa defensa de la ciudad. El ser humano utiliza los propóleos de abejas desde la edad de bronce y, con el tiempo, se han ido descubriendo los múltiples beneficios que ofrece.

Para qué se utiliza

Es ideal para tratar afecciones respiratorias recurrentes así como cualquier condición de salud en la que se presenten defensas bajas. Además, ayuda a curar heridas, eliminar cayos, verrugas y acné; y es empleado en tratamientos de parásitos y úlceras bucales.

Propiedades

Ofrece decenas de propiedades medicinales, científicamente ya se han comprobado una veintena de ellas, por ejemplo, es un excelente antibacteriano, antiparasitario, antioxidante y antialérgico. También ayuda a cicatrizar y actúa contra inflamaciones, infecciones, hongos y dolores (analgésico). En general, fortalece el sistema inmunológico.

Quizá también te interese
Contenido Relacionado

El sol es fuente de salud y energía, pero sin los cuidados preventivos adecuados también puede ser el principal causante del envejecimiento prematuro de la piel y el cáncer cutáneo.

En caso de una infección, la fiebre cumple básicamente tres funciones. Primero, aumenta ¡a temperatura corporal para inhibir el crecimiento de las bacterias y virus, ya que la mayoría de estos microorganismos no están adaptados para vivir a más de 37° C. Segundo, al aumentar la temperatura se eleva también la producción de glóbulos blancos,, propiciando así el desarrollo de anticuerpos.

La fiebre se caracteriza por un aumento de la temperatura del cuerpo por encima de lo normal, en promedio se puede decir que se considera fiebre a partir de 37.5° o 38° C. No es una enfermedad en sí, sino que ocurre cuando parte importante de las defensas del organismo hacen frente a un mal, generalmente una infección.

El cabello graso es consecuencia de un exceso de producción de sebo, por partes de las glándulas sebáceas, en el cuero cabelludo. Esta grasa sobrante se desliza a lo largo del cabello pero no siempre lo afecta hasta el final, por eso hay casos de cabello graso en la raíz y seco en las puntas (llamado cabello mixto).

Debido al clima frío, la exposición a sol, al viento o al agua, o en ocasiones sin razón aparente, los labios se secan e irritan. La piel de los labios es muy delgada y sensible, por lo que se agrieta fácilmente produciendo heridas un tanto dolorosas e incómodas a la hora de comer o hablar.