Dispepsia

Dispepsia - Remedios Caseros

El término dispepsia se refiere a diferentes síntomas vagos y no es una enfermedad. Es un término inexacto y se describe como molestia crónica (más de tres meses), con recurrente sensación de malestar, generalmente relacionado a la comida. Para que sea dispepsia hay que considerar su ubicación, la cual tiene que ser en el abdomen alto y sobre la línea media. El dolor en la parte inferior del abdomen no es dispepsia. Muchos lo describen como dolor o llenura, languidez, vacío, sensación de hambre, ardor. La dispepsia es uno de los tres tipos de trastornos funcionales gastroduodenales entre las cuales se encuentra la aerofagia y el vómito funcional.

La dispepsia funcional está divida en varios tipos basándose en el síntoma o tipo de molestia predominante. Así tenemos la dispepsia ulcerosa, la dispepsia motora, cuando el malestar predomina y no el dolor. La dispepsia tipo reflujo gastroesofágico, donde predominan síntomas de regurgitación en ausencia de daño y por último la dispepsia inespecífica, que no encaja en ninguna de las anteriores.

Causas: La dispepsia, es un grupo de síntomas variables difícil de diagnosticar y tratar. Las causas siguen siendo materia de investigación. Están comprendidos en las posibles causas de la dispepsia funcional, la sensibilidad visceral aumentada y umbral al dolor visceral disminuido. También se plantean alteraciones en la motilidad, que recién se pueden estar reconociendo con el estudio de disfunciones autonómicas, nuevos neurotransmisores y la tensión nerviosa.

Tips de prevención

  • No tome café, té, bebidas gaseosas, ni alcohol.
  • Elimine los picantes, vinagre, salsas acidas, glutamato monosódico, y concentrados de carne.
  • Elimine grasas hidrogenadas, margarinas y frituras, leche y derivados, carnes, pescados y mariscos. Tenga precaución con la col, coliflor, habas y brócoli.
  • Relájese antes de cada comida. Busque un ambiente de tranquilidad para comer y mastique despacio.

Remedios caseros

Alimentación: Agregue albahaca fresca a sus comidas, esta contiene eugenol, que ayuda a reducir los espasmos mus¬culares.

Alimentación: No realice demasiadas combinaciones de alimentos. Mientras más sencilla sea la dieta, mejor digestión.

Alimentación: Cinco comidas breves a lo largo del día.

Alimentación: No tome líquidos fríos con las comidas. Tome una infusión digestiva.

Alimentación: Masticar los alimentos sólidos (100 veces), hasta que se vuelvan líquidos. Suele resultar difícil al comienzo, pero es 100% eficaz.

Fitoterapia: Tome infusiones de plantas estomacales y digestivas: para el dolor y los gases, muña, albahaca, culen, anís y hierba buena; como digestivas, manzanilla, tomillo y romero; y como aperitivas la achicoria y el ajenjo.

Compresas: Aplique en el centro del estómago dos gotas de aceite esencial de lavanda (si ha estado tenso) o menta (si el malestar es después de comer).

Moje un paño de algodón en agua caliente y colóquelo sobre la zona del estómago.

Aromaterapia: Tome un baño de agua tibia en la cual haya colocado cuatro gotas de lavanda, manzanilla y salvia.

Quizá también te interese
Contenido Relacionado

Conocido como lumbago o lumbalgia, la mejor definición es el de síndrome de dolor lumbar por sus múltiples causas. Cuando se irradia hacia las piernas por donde pasa el nervio ciático estaremos refiriéndonos a un dolor o síndrome lumbociático, distinto del lumbago puro.

Dolor muy frecuente en invierno que se produce al inflamarse la garganta, en la cual se encuentran la faringe, la laringe y las amígdalas. Esta es la zona del cuello por donde pasa el bolo alimenticio y el aire inspirado.  Se halla muy expuesta a las infecciones, y es donde se manifiestan síntomas de varias enfermedades (faringitis, laringitis y amigdalitis).

Estas gastralgias son síntomas muy inespecíficos en sí mismos, ya que pueden ser resultado de diversos trastornos que se producen en diferentes partes del organismo.

El dolor de cabeza o cefalea puede tener características e intensidades diferentes en cada persona.

La sensibilidad dental es un síndrome por lo general crónico con periodos agudos de dolor. Esta molestia por lo general es transitoria y se trata de la exposición de la dentina a estímulos térmicos, táctiles, químicos y osmóticos, que no son consecuencia de una enfermedad dental.