Debilidad muscular

Debilidad muscular - Remedios Caseros

Afección con diversos significados para distintas personas. Sensación de falta de fuerza muscular, agotamiento y cansancio. Esta falta de fuerza puede ser general o afectar a diferentes partes del cuerpo, por ejemplo, brazos o una pierna. Es necesario localizar y cuantificar el grado de debilidad de uno o más músculos. A veces esta debilidad muscular suele ser el resultado de alguna enfermedad relevante que se desarrolla en los adultos mayores. Este problema que cada vez se hace más frecuente puede ser de índole subjetivo, la persona se siente débil, pero no hay una pérdida significativa de la fuerza. O puede ser objetivo y se evidencia tras una prueba y examen físico.

Causas: La debilidad mus-cular subjetiva puede estar asociada con algunas enfermedades infecciosas y la gripe. Mientras la debilidad objetiva puede ser resultado de un tumor cerebral, esclerosis múltiple, hernia discal o de la parte baja de la columna, déficit de vitamina B12, neuropatía diabética, intoxicación por pesticidas, distrofia muscular, infecciones, depresión, fibromialgia, etc.

Tips de prevención

  • Mantener una alimentación sana y nutritiva.
  • Si hay síntomas de fatiga muscular significativa, buscar ayuda profesional.
  • Ir al médico si ha sufrido algún traumatismo grave en la columna o en otra parte del cuerpo.
  • Realizar ejercicios regularmente. Tienen que incluir estiramientos, de fuerza y plasticidad.

Remedios caseros

Frente a una debilidad muscular objetiva por una enfermedad importante, esta debe ser tratada por el médico. Le ofrecemos una lista de alimentos y nutrientes de apoyo que pueden ayudarlo en el tratamiento y mejorar el tono muscular.

Alimentación: Existen una serie de alimentos que ofrecen una máxima nutrición a los músculos y al sistema nervioso, como la yuca, camote, kiwicha, quinua, avena, algas, leche de cabra pasteurizada, levadura de cerveza, lecitina de soya, tarwi, lentejas, garbanzos, germen de trigo, germinado de alfalfa, perejil, maca.

Nutrición: Tome una ración de proteína de soya en polvo tres veces al día en jugos.

Nutrición: Empiece a tomar 5 gramos por día de creatina, sustancia natural presente en el músculo que deriva de los aminoácidos arginina, metionina y glicina y cuya función es incrementar la energía muscular.

Nutrición: El magnesio extracelular interviene en la transmisión nerviosa y muscular y en el buen funcionamiento del músculo cardiaco (corazón). El magnesio desempeña una función importante en el equilibrio del calcio, en la función muscular, en la relajación y la contracción del músculo. Su déficit origina calambre muscular, mialgias, falta de fuerza, etc., latidos cardiacos irregulares, debilidad, por tanto, hay una relación directa entre la concentración de magnesio y la contracción muscular.  Este mineral es necesario para la transferencia y la liberación de energía.

El esfuerzo genera una pérdida de magnesio, y su falta una reducción de la resistencia y adaptación al esfuerzo. En un vaso con el jugo de un limón, disuelva un sachet de cloruro de magnesio que contenga zinc. Aumente medio vaso de agua, remueva y tome una dosis en ayunas, en el almuerzo y otra en la cena.

Ejercicios: Para recuperar la fuerza del músculo específico hay que ejercitarlo gradualmente. Por ejemplo, empezar a caminar o levantar pequeños pesos. Lo ideal en casos extremos es que un especialista lo asesore y ayude en la rutina de ejercicios. Por supuesto siempre con una buena alimentación.

Quizá también te interese
Contenido Relacionado

Conocido como lumbago o lumbalgia, la mejor definición es el de síndrome de dolor lumbar por sus múltiples causas. Cuando se irradia hacia las piernas por donde pasa el nervio ciático estaremos refiriéndonos a un dolor o síndrome lumbociático, distinto del lumbago puro.

Dolor muy frecuente en invierno que se produce al inflamarse la garganta, en la cual se encuentran la faringe, la laringe y las amígdalas. Esta es la zona del cuello por donde pasa el bolo alimenticio y el aire inspirado.  Se halla muy expuesta a las infecciones, y es donde se manifiestan síntomas de varias enfermedades (faringitis, laringitis y amigdalitis).

Estas gastralgias son síntomas muy inespecíficos en sí mismos, ya que pueden ser resultado de diversos trastornos que se producen en diferentes partes del organismo.

El dolor de cabeza o cefalea puede tener características e intensidades diferentes en cada persona.

El término dispepsia se refiere a diferentes síntomas vagos y no es una enfermedad. Es un término inexacto y se describe como molestia crónica (más de tres meses), con recurrente sensación de malestar, generalmente relacionado a la comida. Para que sea dispepsia hay que considerar su ubicación, la cual tiene que ser en el abdomen alto y sobre la línea media.