Champú de tara y ortiga para protección de cabello graso

Champú de tara y ortiga para protección de cabello graso

El cabello graso es consecuencia de un exceso de producción de sebo, por partes de las glándulas sebáceas, en el cuero cabelludo. Esta grasa sobrante se desliza a lo largo del cabello pero no siempre lo afecta hasta el final, por eso hay casos de cabello graso en la raíz y seco en las puntas (llamado cabello mixto). Por lo tanto, el origen del cabello grasoso está en el cuero cabelludo y es este el que debe recibir el tratamiento.

Champú de tara y ortiga

Use a diario en el baño hasta que note la disminución de grasa en el cabello.

Ingredientes

  • 1 trozo de kión (aproximadamente de 5 centímetros)
  • 1 litro de agua
  • 8 bayas secas de tara o 1 cucharada de tara molida
  • 15 hojas de ortiga

Indicaciones:

1. Ponga a hervir el kion en 1 litro de agua.

2. Cuando esté hirviendo, agregue la tara molida o las bayas secas y deje que siga hirviendo por unos 10 minutos más.

3. Deje enfriar y cuele. Reserve el líquido.

4. Muela las hojas de ortiga en un mortero y agregue el extracto obtenido a la mezcla ya colada. Aplique frotando fuertemente sobre el cuero cabelludo, luego de cada baño. No necesita volver a enjuagar.

Advertencia

Evite que el preparado entre en contacto con una herida abierta pues la ortiga puede causar irritación o una erupción alérgica.

La tara

Para qué se utiliza

La tara ayuda a detener hemorragias, aliviar las hemorroides, la fiebre, la gripe y la estomatitis. La infusión de sus vainas es ideal para lavar heridas abiertas y promover su cicatrización, así como para hacer gárgaras para tratar la amigdalitis. En el rubro cosmético se utiliza para tratar el cabello graso, evitar la caída del cabello y combatir los piojos.

Propiedades

Es astringente, cicatrizante, antibacterial y antiinflamatorio natural. Se cree que también tiene acción antidiarreica, anti-séptica y evita el crecimiento de algunos tipos de hongos o incluso ayuda a curarlos (antimicótico).

El calor activa las glándulas sebáceas, así que quienes tienen cabello grasoso deben evitar secarlo con aire muy caliente cerca de las raíces y bañarse a temperaturas muy elevadas con el fin de evitar mayor secreción.

Historia

Hipócrates tenía buenas razones para estudiar la caída del cabello, pues según las imágenes y bustos que se tienen del llamado “padre de la medicina occidental”, este padecía de calvicie casi total. Se dice que se aplicaba un preparado de opio, rábano, remolacha, excremento de paloma y otras especias sobre el cuero cabelludo, pero no funcionó. Incluso hasta ahora a un tipo de calvicie se le conoce como “calvicie hipocrática”.

Quizá también te interese
Contenido Relacionado

El sol es fuente de salud y energía, pero sin los cuidados preventivos adecuados también puede ser el principal causante del envejecimiento prematuro de la piel y el cáncer cutáneo.

En caso de una infección, la fiebre cumple básicamente tres funciones. Primero, aumenta ¡a temperatura corporal para inhibir el crecimiento de las bacterias y virus, ya que la mayoría de estos microorganismos no están adaptados para vivir a más de 37° C. Segundo, al aumentar la temperatura se eleva también la producción de glóbulos blancos,, propiciando así el desarrollo de anticuerpos.

La fiebre se caracteriza por un aumento de la temperatura del cuerpo por encima de lo normal, en promedio se puede decir que se considera fiebre a partir de 37.5° o 38° C. No es una enfermedad en sí, sino que ocurre cuando parte importante de las defensas del organismo hacen frente a un mal, generalmente una infección.

Debido al clima frío, la exposición a sol, al viento o al agua, o en ocasiones sin razón aparente, los labios se secan e irritan. La piel de los labios es muy delgada y sensible, por lo que se agrieta fácilmente produciendo heridas un tanto dolorosas e incómodas a la hora de comer o hablar.

Esta temida enfermedad empieza en las células. Normalmente las células crecen, se dividen, envejecen y mueren, por lo que el organismo va formando nuevas células para reemplazarlas. Sin embargo, en ocasiones el proceso falla y las células se acumulan formando tumores, si estos son malignos se trata de cáncer, el cual invade los tejidos cercanos perjudicando seriamente la salud.