Cólicos hepáticos

Cólicos hepáticos - Remedios caseros

Son crisis dolorosas que suelen durar entre 30 y 60 minutos localizados en la cavidad abdominal y caracterizadas por violentos espasmos, ansiedad, transpiración y vómitos. El dolor se inicia por lo general luego de haber comido y se localiza en el lado derecho del abdomen, debajo de la última costilla, prolongándose con punzadas que empiezan en el hígado, se proyecta hacia el hombro, brazo y cuello del mismo lado. El cólico hepático suele darse acompañado de vómitos, primero de los alimentos y luego de líquidos biliares (sustancia amarilla-verdosa y amarga). Algunas veces este tipo de crisis está precedido de simples trastornos digestivos y malestar general que culmina en un intenso dolor, que, así como aparece, se va. Las complicaciones pueden ser una inflamación del con-ducto colédoco (colecistitis) o de la vesícula biliar, en caso de una obstrucción del con-ducto biliar puede sobrevenir una ictericia.

Causas: Los cólicos hepáticos se dan por la presencia de cálculos en la vesícula biliar (litiasis biliar), ésta se contrae fuertemente con el fin de librarse de la obstrucción de las vías biliares, lo que produce un intenso dolor. La formación de cálculos no tiene sintomatología previa y la manifestación del cólico hepático se da cuando el cálculo comienza a desplazarse por el conducto biliar, generando una crisis intensa de dolor.

Las personas con antecedentes de enfermedades en el hígado o intolerancia a determinados alimentos (grasas, frituras, huevos, etc.) así como las mujeres, son más propensas a sufrirlos.

Tips de prevención

- Realizar un chequeo general una vez al año. La ecografía abdominal detecta los cálculos en la vesícula biliar. Es un procedimiento rápido e indoloro.

- Los análisis de sangre ofrecen un perfil en los valores de colesterol.

- No saltearse las comidas. Se deben ingerir entre 4 y 5 comidas al día.

- Reducir el consumo de alimentos ricos en grasas, especialmente los de origen animal y las frituras.

- Mantener un peso ideal o bajar de peso.

- Realizar actividad física diariamente.

- Restringir el consumo de harinas refinadas y azúcares.

- Comer por lo menos tres piezas de frutas al día.

- Incluir siempre ensaladas de vegetales en las comidas.

- No ingerir bebidas frías.

Remedios caseros

Los cólicos hepáticos deben ser tratados por el médico a tiempo. Le ofrecemos unos consejos para aliviar los dolores mientras va al especialista.

Descanso: Reposo absoluto hasta iniciar un tratamiento de fondo.

Bebida: No tomar ningún tipo de líquido durante un cólico hepático.

Hidroterapia: Colocar una bolsa de agua caliente en la región del hígado.

Fitoterapia: Infusión de boldo, manzanilla y romero.  Tomar caliente por pequeños sorbos dos horas después de la crisis.

Alimentación: Comida baja en grasas y azúcares, y en porciones pequeñas. No consumir menestras ni carnes. Reducir los condimentos en los alimentos.

Homeopatía: Durante un ataque de cólico hepático disolver debajo la lengua 10 glóbulos de chelidonium D4 y luego 10 glóbulos de colocynthis D6, cada 15 minutos durante una hora o hasta mejorar (no más de dos horas).

Quizá también te interese
Contenido Relacionado

Son pequeñas lesiones (cortes, rasguños y arañazos) que se producen en la piel en diferentes circunstancias. Si ha habido contacto con un clavo oxidado o no, astillas, polvo o cristal hay que tener cuidado para evitar una infección secundaria.

Es la inflamación o infección de la membrana que recubre la parte interior de los párpados y la parte blanca de los ojos.

Causas: Las más frecuentes son los malos hábitos de higiene y los virus. Otros agentes son los bacterianos, clamidiales, micóticos (hongos) y muy pocas veces los agentes parasitarios.

Es el trastorno intestinal psicosomático caracterizado por la presencia de uno o varios de los siguientes síntomas: malestar abdominal, dolor, espasmos, flatulencia excesiva, náuseas y cambios en el ritmo evacuatorio. Frecuentemente la diarrea puede alternar con el estreñimiento.

Es parte de un grupo de enfermedades que se caracterizan por una inflamación intestinal que causa úlceras en la membrana que recubre el recto y el colon. La colitis ulcerosa afecta solo a la mucosa del intestino grueso, específicamente al colon, suele haber hemorragia rectal o diarreas con sangre o sangrado rectal, dolor abdominal, a veces con fiebres.

El cólico menstrual, es un trastorno menstrual caracterizado por un acceso doloroso que se siente de manera violenta e intensa bajo el vientre, conocido como dismenorrea. Se inicia antes del período menstrual. Los dolores severos y frecuentes pueden durar uno o más días, durante o hasta el final de la menstruación.