Vértigo

En la cuerda floja

Cuando ya se ha descartado un problema de oído o de vértebras cervicales, pero de todas maneras sigue sufriendo de vértigo, entonces recurra a esta medicina: combine manzanilla, espliego, y yerbabuena; vierta luego una cucharada de la mezcla en una taza de agua hirviendo y deje reposar diez minutos.  Tómese una taza al levantarse y otro antes de acostarse.  Si desea, endulce con miel de abejas.

Quizá también te interese
Contenido Relacionado

No olvide el suero

Si el vómito es frecuente, vendrá la consecuente amenaza de deshidratación.  Para contrarrestarla, prepare un suero con un litro de agua hervida y una cucharada de sal.  Deje enfriar y consuma dosis frecuentes para alejar el peligro de que su cuerpo se deshidrate.

Estómago firme

Desprendimiento seguro

Directo a la pena

Tome un manojo de plantas de ortiga y comience a punzar la vena várice con ellas, durante quince minutos. Repita varias veces diarias el mismo proceso y continúe haciéndolo periódicamente para controlar eficazmente la enfermedad.

Fría y caliente

No más "rasca-rasca"

Por algo a la varicela la llaman también "viruela loca"; y es que, dé verdad, se trata de un brote incontenible que causa picazones supremamente molestas.  Para sobrellevarla con mayor facilidad y para lograr que pase rápido, lo mejor es darse baños diarios con agua de árnica mezclada con vinagre.