Urticaria

Ataque el agente

Para combatir el agente interno, generador de la urticaria, mezcle malva, salvia, violeta, ortiga picante y bardana.  Vierta dos cucharadas de la mezcla en un litro de agua fría, deje reposar durante dos horas y luego ponga a hervir.  Después deje en reposo durante diez minutos, cuele e ingiera por lo menos un litro diario de esa sustancia.

Vuélvase inmune

Esta enfermedad eruptiva rasca que da miedo.  Si la sufre, le sugerimos recurrir a este remedio: prepare un cocimiento con un puñado de ortiga en un litro de agua y tómese una taza todos los días, antes del desayuno.  Así logrará reforzar su sistema inmunológico y evitar afecciones tan odiosas como la urticaria.

Suaves azahares

La comezón producida por la urticaria puede mitigarse frotándose con agua de azahar en la zona afectada. Con esta medida también se, hidrata la piel y se recobra su frescura.

Tres que parecen mil

Tres raíces son fabulosas para eliminar la urticaria; la de toronjil, la de salvia y la de ortiga. Hierva un puñado de cada una en un litro de agua, pero no endulce el cocimiento con nada.  Alternar tres dosis diarias será suficiente para que evite los mil problemas de la urticaria.

Tradicional cura

Antes de iniciar cualquier tratamiento, suprima todo tipo de carnes y drogas como aspirinas y derivados Luego prepare de esta manera una tintura de retama: pique bastantes hojas de esta yerba medicinal y llene la mitad de una botella, debiendo completar la otra mitad del recipiente con alcohol blanco; lape con corcho, agite bien, y déjela tres días al sol o al calor de la cocina, debiéndose tener cuidado de agitar la botella todas las veces que se pueda.  Al cuarto día la tintura estará lista, y con ella deberá aplicarse pinceladas allí donde su piel sufre de esas incómodas urticarias.

Quizá también te interese
Contenido Relacionado

Déjese consumir por el fuego

El mejor compromiso

Si realmente quiere curarse de la úlcera, tendrá que asumir muy seriamente el compromiso de hacer y tomar diariamente este remedio: licue un puñado de caléndula en medio litro de agua de té.  Después beba una taza sagradamente durante dos meses, al cabo de los cuales cesará la enfermedad.