Tumores

Toda la planta

Los tumores se curan tomando un manojo grande de hojas de albahaca, la cual debe triturar y poner a calentar en un poquito de agua.  Después tendrá que escurrirla muy bien y colocársela en forma de emplasto sobre el tumor.  Es muy importante que lo haga tres veces al día, durante tres meses por lo menos.

Pañitos de tilo

Muy simple y, a ¡a vez, muy poderoso.  Prepare un cocimiento con un puñado dé tilo en medio litro de agua y después remoje un paño de algodón en el líquido; aplíqueselo sobre la zona en donde tenga el tumor, lo más caliente que pueda resistir.

Aquí se cuecen habas

Muchas veces los golpes u otros factores inician procesos degenerativos que se materializan en un tumor, lo cual es bastante peligroso. Si tiene un gran abultamiento externo, le será de gran ayuda hervir un puñado de harina de habas en un cuarto de litro de agua, y aplicarse compresas en la zona afectada. Deberá hacerse el remedio todos los días hasta que note que ya ha desaparecido el tumor.

Pulpa de berenjena

Otra magnifica manera de lograr que el tumor disminuya y luego desaparezca consiste en extraer la pulpa de varias berenjenas, triturarla y calentarla luego en una pequeña cantidad de agua; después debe colocarla entre dos gasas suaves y aplícalas en forma de compresa sobre el sitio en el que se halla el tumor.   Es necesario que lo haga todos los días para, obtener resultados satisfactorios.

Para arrojar tumores benignos

Esta fórmula le evitará recurrirá las intervenciones quirúrgicas.  Haga una cataplasma con harina de semillas de linaza, y aplíquela sobre el abultamiento o chupo.

Quizá también te interese
Contenido Relacionado

Mangos al rescate

Un movimiento no calculado

No tiene porque ser definitiva

Cinco hojas

La infusión de cinco hojas de coca es un remedio excelente para librar al estómago de cualquier empacho o indigestión.

Estómagos de una tonelada