Trombosis

No tiene porque ser definitiva

La desesperanza se apodera de casi todos los enfermos de trombosis, y no es para menos.  Pero ese mal no tiene porqué convertirse en el final de su vida puesto que hay muchas formas de mejorarse.  El caldo de pichón de paloma es uno de los elementos que puede utilizar para recuperarse; beba una taza todos los días y así renacerán sus esperanzas.

Tres pasos decisivos

Logrará alcanzar una notoria mejoría si lleva a cabo tres rituales diarios: primero, tómese el jugo de diez limones; segundo, báñese los pies en agua tibia por la noche; y tercero, colóquese varios trocitos de leche cuajada sobre la cabeza, cubriéndose luego con una tela hasta la mañana siguiente.  Mantenga el tratamiento durante dos meses por lo menos.

Quizá también te interese
Contenido Relacionado

Toda la planta

Los tumores se curan tomando un manojo grande de hojas de albahaca, la cual debe triturar y poner a calentar en un poquito de agua.  Después tendrá que escurrirla muy bien y colocársela en forma de emplasto sobre el tumor.  Es muy importante que lo haga tres veces al día, durante tres meses por lo menos.

Mangos al rescate

Un movimiento no calculado

Cinco hojas

La infusión de cinco hojas de coca es un remedio excelente para librar al estómago de cualquier empacho o indigestión.

Estómagos de una tonelada