Tétanos en el ombligo del Recién nacido

La primera cicatriz

La falta de cuidados con el recién nacido puede llevar a que se le infecte el ombligo, primera herida y primera cicatriz del ser humano.   En estos casos ponga a freír en aceite vegetal una rodaja de cebolla y después agréguele una cucharadita de alcanfor en polvo.  Aplíquese emplastos en el ombligo del bebé, alternándolos con compresas de agua caliente y compresas de agua fría, cada cinco minutos.  El proceso total dura una hora y debe repetirse diariamente.

Quizá también te interese
Contenido Relacionado

Toda la planta

Los tumores se curan tomando un manojo grande de hojas de albahaca, la cual debe triturar y poner a calentar en un poquito de agua.  Después tendrá que escurrirla muy bien y colocársela en forma de emplasto sobre el tumor.  Es muy importante que lo haga tres veces al día, durante tres meses por lo menos.

Mangos al rescate

Un movimiento no calculado

No tiene porque ser definitiva