Roseola

Té curativo

Las flores de saúco son muy indicadas en enfermedades eruptivas como roséola, sarampión, viruela, etc.. Tome la cantidad de flores que pueda aprisionar entre la punta del pulgar y los cuatro dedos , restantes; cocínela en un litro de agua y obtendrá un té que le hará sudar muy rápida e intensamente, con lo que se podrá curar muy pronto.  Manténgase abrigado.

Bebida fundamental

Un diminuto virus es el que produce la roséola, ese brote rojizo y abundante que se extiende por todo el cuerpo y que generalmente va acompañado de fiebre.  Para combatir esa enfermedad, beba varias tazas de toronjil hervido en leche.  Cuantas más dosis ingiera, más rápidamente se librará del problema.

Dos en uno

Este remedio le sirve tanto para la viruela, como para la roséola.  Tome unas hojas de caléndula o dé cola de caballo y prepare un cocimiento con agua suficiente para darse un baño; es recomendable hacerlo después de la descapada. Para evitar las cicatrices, aplíquese sobre ellas miel de caña de azúcar.

Quizá también te interese
Contenido Relacionado

Para suavizar la voz

No incomode a los demás con una voz ronca, pues ese problema se corrige tomando un té preparado con las hojas del pino abeto o alerce.

Reacción en seco

Tierna voz

Si ya hace tiempo que sufre de ronquera, y en lugar de desaparecerse acentúa día por día, le servirá tomarse un té bien caliente, mezclado con zumo de limón y endulzado con una cucharada de miel de abejas.  Beba el remedio todos los días para que actúe contundentemente y le devuelva la dulzura a su voz.

La solución está en casa

Baje el ácido, suba la naranja

Los estudiosos aseguran que es un elevado nivel de ácido úrico el que provoca los dolores reumáticos.  Para reducirlo tómese un vaso de jugo de naranja todos los días, en ayunas.  Convierta esto en una costumbre permanente para que nunca lo afecten esas dolencias tan terribles.

Baño de alivio

Veloz como una liebre