Raquitismo

Sol, dieta y remedio

Si quiere un esqueleto fuerte y saludable recuerde que lo más importante es una buena dosis de sol todos los días.  Pero si su objetivo es, acabar por completo con el raquitismo y con cualquier problema óseo, entonces tómese diariamente una cucharada de aceite de hígado de bacalao y mantenga una dieta a base de jugo de zanahoria, germen de trigo y alimentos integrales.

La maravilla de lo silvestre

Los huesos pueden perder por completo su forma y su solidez si ¡os ataca el raquitismo. Para curarse vierta dos gramos de helecho silvestre en una taza de agua hirviendo y beba una copita de la infusión antes de cada comida. Debe seguir el tratamiento durante varios meses para que este remedio surta el efecto requerido.

Con tomate y limón

Los problemas de raquitismo tienen mucho que ver con una nutrición deficiente.  Si su hijito o hijita padecen esta enfermedad carencial ensaye esta receta a dos manos: una semana completa beber en ayunas el jugo de tomates bien rojos (jamás substituya por jugos enlatados), y a la semana siguiente el tónico será ahora una taza de jugo puro de limón, y a la tercera semana se volverá al tomate, y así se continuará por medio año, pero tenga la seguridad de que los Huesos y el cuerpo de su niño se impondrán al raquitismo.

Quizá también te interese
Contenido Relacionado

Té curativo

Para suavizar la voz

No incomode a los demás con una voz ronca, pues ese problema se corrige tomando un té preparado con las hojas del pino abeto o alerce.

Reacción en seco

Tierna voz

Si ya hace tiempo que sufre de ronquera, y en lugar de desaparecerse acentúa día por día, le servirá tomarse un té bien caliente, mezclado con zumo de limón y endulzado con una cucharada de miel de abejas.  Beba el remedio todos los días para que actúe contundentemente y le devuelva la dulzura a su voz.

La solución está en casa

Baje el ácido, suba la naranja

Los estudiosos aseguran que es un elevado nivel de ácido úrico el que provoca los dolores reumáticos.  Para reducirlo tómese un vaso de jugo de naranja todos los días, en ayunas.  Convierta esto en una costumbre permanente para que nunca lo afecten esas dolencias tan terribles.

Baño de alivio