Prostatitis - cicatrizantes

Baño de asiento

La inflamación de la próstata puede afectar a hombres de cualquier edad. Generalmente se presenta como una infección bacteriana y no es contagiosa. Los síntomas pueden incluir dolor abdominal, ardor al orinar, fiebre, escalofríos, reducción del flujo urinario, entre otros. Si se desarrolla de manera repentina y con síntomas intensos se trata de prostatitis aguda, mientras que si aparece gradualmente y la infección se extiende por largos períodos de tiempo se trata de una prostatitis crónica.

Chupasangre

Su nombre científico es Oenothera rosea y en quechua se le conoce como “yahuar-chunka”. La planta pertenece a la familia botánica Onagraceae, mide aproximadamente 30 centímetros de alto y habita en el campo. Es de color verde, con pequeñas hojas alargadas y flores que van del color blanco al púrpura.

Para qué se utiliza

Es una de las plantas medicinales más usadas por las comunidades campesinas, sobre todo para curar heridas, desaparecer moretones y desinflamar golpes. Se utilizan sus hojas y tallo en forma de cataplasma, emplasto o baños terapéuticos.

Propiedades

No se ha estudiado mucho las propiedades médicas de la planta, pero según la tradición andina es un efectivo desinflamante y coagulante natural.

Baño de asiento

Realice una vez al día, una semana sí y otra no.  Repita la frecuencia hasta aliviar los síntomas.

Ingredientes:

  • 1 litro de agua
  • 1 puñado de hojas y tallos de chupasangre
  • 10 gotas de aceite de copaiba
  • 10 gotas de sangre de drago

Preparación:

Hierva la chupasangre en el agua. Deje enfriar. Luego, llévelo a un lavador, añada el aceite de copaiba, la sangre de drago y mezcle bien. Siéntese en el lavador y repose en el preparado por 15 minutos.

Advertencia.- Los baños de asiento para hemorroides y próstata inflamada siempre deben hacerse a temperatura fría.

Quizá también te interese
Contenido Relacionado

Raspones, pequeños cortes, arañazos e hincones con objetos punzantes pueden ser considerados como pequeñas heridas, pero que si se presentan en el rostro pueden provocar dolor e incomodidad (física y psíquica). Las heridas cerradas generalmente se inflaman, pero si presentan sangre es porque están un poco abiertas y en estos casos se puede ayudar a acelerar el proceso de cicatrización.

Las heridas superficiales son aquellas que afectan a la epidermis y al tejido subcutáneo, mientras que las heridas profundas comprometen otras estructuras del organismo, como músculos, tendones, nervios o vasos sanguíneos. También pueden ser abiertas, lo que implica que tiene sangre fresca fluyendo activamente.

Se refiere a la pérdida de sangre del tejido que recubre la nariz y casi siempre ocurre únicamente por una fosa. La nariz tiene varios vasos sanguíneos diminutos que pueden sangrar fácilmente si, por ejemplo, el aire frío seca e irrita las membranas que las recubren formando costras que luego, al irritarse o sobarlas sangran.

El cutis seco se caracteriza por la falta de humedad, que suele darse por un mal funcionamiento de las glándulas sebáceas, encargadas de producir las cantidades necesarias de aceite para la piel. Aunque en ocasiones también se puede dar por la falta de algunas vitaminas o minerales.

En el embarazo la mujer experimenta cambios no solo en el interior de su organismo sino también en el exterior. Se produce una explosión hormonal que provoca el estiramiento de la piel, picazón general del cuerpo, aumento de sudoración y de vellosidad en la cara, brazos y piernas.