Obesidad

Un zumo adelgazante

Zumo puro de fresas con jugo de limón y nada de azúcar, en ayunas, todos los días, y adiós gordura.

Primero el remedio

No tiene que matarse haciendo ejercicios, ni dejar de comer todo lo que le gusta para bajar de peso.  Cocine un puñado de hojas de marrubio en un litro de agua.  Tome una taza chica de este preparado al levantarse y otras cuatro veces durante el día. Así conseguirá eliminar esos kilitos de más.

Adiós a los gorditos

Evitar la obesidad es muy fácil si consume un ajo todas las mañanas, antes del desayuno, y luego se toma un vaso de agua pura.

Silueta envidiable

No crea que su obesidad no tiene remedio.  La clave es encontrar la solución adecuada y ser constante en el tratamiento.  Logrará perder peso si cocina varias alcachofas y se toma unas seis tazas al día.  Después de algún tiempo, más de uno le elogiará su esbelta silueta.

La pinta es lo de menos

Tener un buen cuerpo hace sentir bien a cualquiera.  Si necesita bajar de peso, tome un rábano, pártalo y lícuelo con el jugo de un limón; beba una taza chiquita de esa sustancia todas las mañanas y así conseguirá adelgazar rápidamente.

Liviano como una pluma

Elimine el sobrepeso ingiriendo todos los días, en ayunas, un vaso de agua tibia con una cucharada de bicarbonato de soda.  En contadas semanas estará tan liviano como una pluma.

Hierbas dietéticas

Tómese todos los días, sin falta, un cocimiento preparado con un puñado de apio, uno de perejil y algunos nabos en un litro de agua; bastará con media taza diaria para que adelgace y logre una esbelta figura.

Caricia nocturna

Consiga una crema suave y frótese todas las noches el abdomen; después colóquese una bolsa de plástico negro sobre el vientre y duerma así hasta la mañana siguiente.  Con esta fórmula eliminará los excesos de grasa que suelen acumularse en la cintura.

Quizá también te interese
Contenido Relacionado

Si una gallina cacarea...

Inmediatamente después de que ponga el huevo, colóqueselo sobre el ojo afectado por el orzuelo; espere cinco minutos antes de retirarlo y comprobará que a menudo las mejores soluciones están al alcance de la mano.

El secreto es la saliva