Llanto Infantil

Un consuelo de primera

Algunos niños suelen desbordar su llanto en horas de la noche; tal vez algo los pone nerviosos, tal vez necesitan de su ayuda.  Cocine tres lechugas en cinco tazas de agua y espárzales ese líquido inmediatamente después del baño diario. Las lechugas producen un efecto sedante, pero inofensivo, con el cual se calma y tranquiliza a los niños.

Un baño de amor

Cuando llega la noche, los recién nacidos se desbordan en llanto y usted no sabe cómo calmarlos. Ante todo, asegúrese que no esté mojado o con hambre; revíselo bien para saber si alguna pulga lo molesta y luego, prepárele un reconfortante baño nocturno con agua, leche y hojas de toronjil o naranjo.

Quizá también te interese
Contenido Relacionado

Aunque parezca extraño

Este medicamento se prepara orinando en una vasija limpia y agregando un puñado de sal común, bien molida; cualquier llaga puede lavarse con ese líquido y luego se aplican talcos corrientes sobre la herida.  Los buenos efectos serán simplemente incontrovertibles.

Todo un tormento

Como una plastilina

Es terrible soportar ese dolor en la cintura y la cadera producido por el lumbago.  Pero su movimiento puede volver a ser flexible y normal si prepara un cocimiento con un puñado de romero y otro de salvia en un litro de agua.  Beba tres tazas diarias y pronto sentirá como si su cuerpo fuera de plastilina.

En toda presentación

Sonrisas que iluminan