Laringotraqueítis

Una tormenta debajo del cuello

Laringotraqueitis es el nombré con el cual se designa una fuerte afección a la laringe, acompañada por la irritación de la tráquea.  Usted lo solucionará mezclando una cucharada de miel de abejas caliente con cinco gotas de limón y bebiéndola cada ocho horas.  Al cabo de unos pocos días habrá cesado esa tormenta debajo del cuello.

Un emplasto fulminante

Si la inflamación de la laringe ha afectado toda la zona traqueal, le será muy útil preparar un cocimiento de árnica en dos copas de vinagre y aplicárselo en forma de emplasto sobre el cuello.  También puede emplear hojas de col y lodo para reforzar el efecto del remedio.  No olvide endulzar todas sus bebidas con miel de abejas y verá que en un abrir y cerrar de ojos se habrá recuperado.

Quizá también te interese
Contenido Relacionado

Un consuelo de primera

Aunque parezca extraño

Este medicamento se prepara orinando en una vasija limpia y agregando un puñado de sal común, bien molida; cualquier llaga puede lavarse con ese líquido y luego se aplican talcos corrientes sobre la herida.  Los buenos efectos serán simplemente incontrovertibles.

Todo un tormento

Como una plastilina

Es terrible soportar ese dolor en la cintura y la cadera producido por el lumbago.  Pero su movimiento puede volver a ser flexible y normal si prepara un cocimiento con un puñado de romero y otro de salvia en un litro de agua.  Beba tres tazas diarias y pronto sentirá como si su cuerpo fuera de plastilina.

En toda presentación

Sonrisas que iluminan