Inflamaciones

La suma de tres

Puede  evitarse  muchos  problemas  si controla la inflamación de la próstata a tiempo; atienda   el  siguiente  consejo: durante una semana completa beba tres -veces al día un cocimiento que hará con, un trozo como del tamaño de una mano de adulto de hoja de alcachofa,  más dos zanahorias y una cebolla grande.

Grandes bocas

Para cualquier tipo de inflamación en los labios o en la cavidad bucal debe hacerse enjuagues con agua tibia y limón; tendrá que repetir varias veces al día hasta que su boca recupere el tamaño normal.

Todo lo que sube baja

Las inflamaciones son una reacción frente a un estímulo demasiado fuerte, como un golpe, una picadura, etc. Cuando las padezca, hierva un puñado de saúco en un litro de agua; remoje un paño en el líquido y aplíqueselo en la zona afectada, para que en un abrir y cerrar de ojos la inflamación se reduzca notoriamente.

La increíble malva

Con pañitos remojados en agua de malva tibia se logra aliviar la inflamación de las mucosas del cuerpo. Debe aplicárselos tres o cuatro veces por día para comprobar sus increíbles efectos curativos.

Busque la raíz

La inflamación intestinal puede darle grandes sustos y grandes dolores; en estos casos, prepare una sopa con raíces de nabos y consúmala dos veces diarias.

La planta matriz

Es muy común encontrar mujeres que presentan inflamación en el útero y que no pueden desarrollar ninguna clase de actividad por esa ' causa. Para la inflamación de la matriz lo más recomendable es poner a hervir un puñado de caléndula en un litro de agua y beber un vaso de esa sustancia todas las mañanas. Pronto se notará la mejoría.

Quizá también te interese
Contenido Relacionado

No olvide la lechuguita

La falta de sueño se contrarresta eficazmente con el agua de chancaca. Simplemente, agréguele unas hojas de lechuga bien lavadas y deje hervir diez minutos. ¿El resultado? ¡Felices sueños!

La tentación de la manzana

Para un ardiente abrazo de sol...

Como al pétalo de una flor

Trate sus ojos con gran delicadeza, especialmente si están inflamados o padecen de alguna irritación.  En esos casos vierta cinco gramos de pétalos de cualquier flor y ponga a hervir durante tres minutos. Después aplíquese compresas tibias sobre los párpados cada doce horas y así logrará solucionar este problema.

El tamarindo es la clave

El bazo es un órgano pequeño, pero tiene una enorme importancia. Si se le inflama, saque la pulpa de un tamarindo, con todo y semillas, y mézclela con el zumo de un limón; añada una taza de agua y licue. Consuma varias tazas diarias del líquido resultante.

Pañitos benditos