Inflamación de los Ojos

Como al pétalo de una flor

Trate sus ojos con gran delicadeza, especialmente si están inflamados o padecen de alguna irritación.  En esos casos vierta cinco gramos de pétalos de cualquier flor y ponga a hervir durante tres minutos. Después aplíquese compresas tibias sobre los párpados cada doce horas y así logrará solucionar este problema.

Para ojos dormilones

Si sus ojos se le inflaman, aplíquese rebanadas de papa cruda o bolsitas de té sobre los párpados y su mirada recuperará la vivacidad "de siempre, a la vez que la inflamación desaparece.

Espejos distorsionados

Aunque los ojos sean el espejo del alma, sí están inflamados eso no quiere decir nada malo respecto a su vida espiritual, pero es bueno que evite interpretaciones distorsionadas aplicándose rodajas de tomate, bien frías, sobre los párpados. Cámbielas dos o tres veces que pase la irritación u sus ojos vuelvan a reflejar su belleza interna.

Regálese una rosa

Una linda rosa blanca será el regalo más precioso que usted puede hacerle a sus ojos, si los tiene enrojecidos, irritados o inflamados: Despréndale cinco pétalos y póngalos al sereno en una vasija con poquita agua. Al día siguiente báñese los ojos con el líquido y frótese los pétalos contra los párpados.

Carne en los ojos

Las compresas de carne cruda sobre los ojos son muy útiles para bajar la inflamación en los mismos. Aplíquelas todas las veces que sea necesario.

Dos ramitas son la clave

Con tan sólo dos ramitas de borraja y medio litro de agua preparará el cocimiento que le solucionará todos los problemas de la inflamación de sus ojos. Aplíquese la hierba y el líquido sobre los párpados durante cinco minutos y repita hasta que esté curado.

Quizá también te interese
Contenido Relacionado

No olvide la lechuguita

La falta de sueño se contrarresta eficazmente con el agua de chancaca. Simplemente, agréguele unas hojas de lechuga bien lavadas y deje hervir diez minutos. ¿El resultado? ¡Felices sueños!

La tentación de la manzana

Para un ardiente abrazo de sol...

El tamarindo es la clave

El bazo es un órgano pequeño, pero tiene una enorme importancia. Si se le inflama, saque la pulpa de un tamarindo, con todo y semillas, y mézclela con el zumo de un limón; añada una taza de agua y licue. Consuma varias tazas diarias del líquido resultante.

Pañitos benditos

La suma de tres

Puede  evitarse  muchos  problemas  si controla la inflamación de la próstata a tiempo; atienda   el  siguiente  consejo: durante una semana completa beba tres -veces al día un cocimiento que hará con, un trozo como del tamaño de una mano de adulto de hoja de alcachofa,  más dos zanahorias y una cebolla grande.