Infecciones del Post-Parto

Amamante sin leche

Si sufre de alguna infección luego del parto es recomendable no ingerir leche de ninguna clase, aunque esté pasteurizada.

No arruine su felicidad

Si una infección aparecida después del parto le está impidiendo disfrutar a plenitud de la llegada del bebé, entonces siga este consejo: prepare un cocimiento con seis puñados de cola de caballo en un litro de agua, y luego cuele, y cuando el preparado esté tibio hágase con él un lavado vaginal utilizando un irrigador para que el remedio llegue al cuello de la matriz.  Esta sencilla fórmula  le permitirá vivir  plenamente su felicidad.

Quizá también te interese
Contenido Relacionado

No olvide la lechuguita

La falta de sueño se contrarresta eficazmente con el agua de chancaca. Simplemente, agréguele unas hojas de lechuga bien lavadas y deje hervir diez minutos. ¿El resultado? ¡Felices sueños!

La tentación de la manzana

Para un ardiente abrazo de sol...

Como al pétalo de una flor

Trate sus ojos con gran delicadeza, especialmente si están inflamados o padecen de alguna irritación.  En esos casos vierta cinco gramos de pétalos de cualquier flor y ponga a hervir durante tres minutos. Después aplíquese compresas tibias sobre los párpados cada doce horas y así logrará solucionar este problema.

El tamarindo es la clave

El bazo es un órgano pequeño, pero tiene una enorme importancia. Si se le inflama, saque la pulpa de un tamarindo, con todo y semillas, y mézclela con el zumo de un limón; añada una taza de agua y licue. Consuma varias tazas diarias del líquido resultante.

Pañitos benditos