Inapetencia

Las flores lo despertarán

La falta de apetito tiene solución; prepare una infusión con un puñado de flores de manzanilla en medio vaso de agua. Tómese una taza cada ocho horas, durante 20 días, y así se despertará nuevamente su deseo de comer.

Recupere energías

Si no come, seguramente se sentirá cansado y desanimado; por eso es Importante que despierte su apetito usando para ello un puñado de hojas de laurel, las cuales deben hervir durante diez minutos. Deje reposar, cuele y consuma tres tazas al día. Así podrá comer con regularidad y recuperará energías a granel.

El pan de cada día

Si sufre de mal apetito le recomendamos que mezcle llantén corteza de sauce blanco, raíces de hinojo, junto con hojas de perejil y la pulpa de la frutilla o fresas, un puñado de cada uno. Después vierta todo en dos litros de agua y ponga a hervir durante cinco minutos; filtre y añádale azúcar en baja cantidad. Luego ingiera dos o tres tazas diarias y sentirá deseos de comer normalmente.

Coma con gusto

Consiga las siguientes hierbas: albahaca, naranjo amargo y genciana, 50 gramos de cada una; y 100 de romero e hinojo. Revuélvalos y ponga a hervir una cucharada de la mezcla en un cuarto de litro de  agua; déjela reposar diez minutos, luego cuele y  consuma una taza antes del almuerzo y de la comida, durante varios días.

Poco, pero dulce

Si usted acostumbra comer poco, sobre todo en las noches,  es aconsejable que, para que no duerma con el estómago vacío, se provea ; de leche y una buena porción de mermelada compacta de guayaba, la cual ofrece al cuerpo una buena energía.

Quizá también te interese
Contenido Relacionado

No olvide la lechuguita

La falta de sueño se contrarresta eficazmente con el agua de chancaca. Simplemente, agréguele unas hojas de lechuga bien lavadas y deje hervir diez minutos. ¿El resultado? ¡Felices sueños!

La tentación de la manzana

Para un ardiente abrazo de sol...

Como al pétalo de una flor

Trate sus ojos con gran delicadeza, especialmente si están inflamados o padecen de alguna irritación.  En esos casos vierta cinco gramos de pétalos de cualquier flor y ponga a hervir durante tres minutos. Después aplíquese compresas tibias sobre los párpados cada doce horas y así logrará solucionar este problema.

El tamarindo es la clave

El bazo es un órgano pequeño, pero tiene una enorme importancia. Si se le inflama, saque la pulpa de un tamarindo, con todo y semillas, y mézclela con el zumo de un limón; añada una taza de agua y licue. Consuma varias tazas diarias del líquido resultante.

Pañitos benditos