Impotencia

Salve su pareja

La impotencia sexual es un factor que deteriora la relación de pareja. Si la padece, debe consumir, con bastante frecuencia caldo de cualquier pescadito que viva en la desembocadura de un río, siendo el secreto que estos pescaditos se pongan a hervir con el contenido de sus entrañas, o sea sin limpiarlos para nada; y una vez que el caldo esté espeso se debe colar y mezclar con una cuarta parte de brandy o coñac; su sabor tal vez no le agrade mucho, pero el sacrificio valdrá la pena.

No se culpe

No se sienta culpable por su impotencia sexual porque quizás sólo está provocada por alguna deficiencia nutricional. En lugar de darle vueltas al asunto, más bien dedíquese a comer de cualquier manera la mayor cantidad posible de trigo recién germinado que es infalible para curar la debilidad masculina.

Dulce o amargo

En ayunas, y día tras día, consuma un plato sopero repleto de ajos, y rodajas de tomate. Así logrará dejar atrás sus problemas de impotencia sexual.

Sopa diaria

Reemplace su almuerzo ordinario por una buena sopa de cebada con carne, y así solucionará cualquier problema de impotencia o debilidad sexual. Debe tomarla diariamente hasta que recupere su plenitud.

Amigas de la virilidad

Recupere su felicidad y deje de atormentarse por el problema de la impotencia sexual. Una ayuda de incalculable valor es agregar trozos de corteza de chuchuguaza o chuchuwasi a media botella de aguardientes y tomar dos copas diarias. Si sigue disciplinadamente esta recomendación y pone un poco de su voluntad, tendrá éxito total.

Quizá también te interese
Contenido Relacionado

No olvide la lechuguita

La falta de sueño se contrarresta eficazmente con el agua de chancaca. Simplemente, agréguele unas hojas de lechuga bien lavadas y deje hervir diez minutos. ¿El resultado? ¡Felices sueños!

La tentación de la manzana

Para un ardiente abrazo de sol...

Como al pétalo de una flor

Trate sus ojos con gran delicadeza, especialmente si están inflamados o padecen de alguna irritación.  En esos casos vierta cinco gramos de pétalos de cualquier flor y ponga a hervir durante tres minutos. Después aplíquese compresas tibias sobre los párpados cada doce horas y así logrará solucionar este problema.

El tamarindo es la clave

El bazo es un órgano pequeño, pero tiene una enorme importancia. Si se le inflama, saque la pulpa de un tamarindo, con todo y semillas, y mézclela con el zumo de un limón; añada una taza de agua y licue. Consuma varias tazas diarias del líquido resultante.

Pañitos benditos