Hipocondría

Enfermedad del alma

Esta neurastenia se caracteriza por una gran sensibilidad del sistema nervioso, acompañadas de numerosas dolencias imaginarias... Salga de esa postración de forma natural con una infusión de ajo y toronjil.

No es puro cuento

Aunque a veces nos molesten los continuos lamentos del hipocondríaco, no debemos descuidarlo. En medio de su nervosismo, puede ocasionarse hasta ataques cardíacos pues es indudable que la mente humana controla la actividad física. Prepárele diariamente un té de borraja o de romero.

Quizá también te interese
Contenido Relacionado

Extraños visitantes

Una vez que los hongos aparecen suele creerse que ningún poder humano logrará erradicarlos. Pero sí es posible hacerlo. Vierta un puñado de Artemisa en un litro de agua y deje hervir durante tres minutos; después lávese con ese líquido, por la mañana y por la noche, y despídase de esos extraños visitantes.

Anís y agua

Cuando el hipo se apodera de una persona, ésta piensa sólo en quitarse estas atormentadoras contracciones. Y lo que debe probarse es un remedio tan efectivo como fragante: moler una cucharadita de anís y tomarla con un sorbo de agua.

Un secreto de sabor dulce

Para disminuirlas

Contra las hinchazones producto de golpes, hay una cura muy sencilla y que no tiene ni riesgos ni complicaciones. Simplemente aplique sobre la parte tumefacta un paño de agua caliente embebido con leche de magnesia.

Perforación con cuchillo

Contra una enfermedad que abulta

No por ser poco frecuente hay que descuidar la hidropesía, esa enfermedad que hincha el cuerpo por falta de eliminación de líquidos. Un remedio natural consiste en beber un cocimiento de berros, muy fácil de preparar, porque sólo hay que hervir durante media hora este vegetal.

Baños y nada más

Fricción infalible