Heridas

Véndese con panela

Si sufre una herida, lo primero que tiene que hacer es limpiarla con mucho cuidado, utilizando agua pura o agua oxigenada.  Después coloque un emplasto con chancaca rallada y con esto ya habrá controlado el problema.

A la mano

Para solucionar los problemas de una herida, aplíquese hojas de lechuguilla o achicoria silvestre y déjelas ahí, que ellas, por sí solas, le solucionarán el problema.  No olvide tener esta planta a la mano o determinar un lugar cercano donde pueda conseguirla.

Sólo de "María"

El aceite de María, que también se conoce en la región andina como "bálsamo de María" o como aceite de Palo María, le será de gran ayuda cuando sufra una herida.  Aplíquelo suavemente en la parte afectada y así comenzará su sanación.

Desinfectante total

Algún descuido en el tratamiento de una herida puede conducir a que se infecte u entonces hay que extremar los cuidados.  En esos casos le ' recomendamos que hierva un puñado de hojas de ajenjo y luego rocíe la zona afectada.  Repita hasta que desaparezca totalmente la infección.  El ajenjo es tan curativo para las heridas, que también hay esta otra receta: las hojas secas y reducidas a polvo se esparcen sobre la herida o matadura.

Sangre de drago o de grado

Y en quechua se llama tipa.  Pero lo importante es que la resina de esta planta cura casi todas las heridas.

Quizá también te interese
Contenido Relacionado

Extraños visitantes

Una vez que los hongos aparecen suele creerse que ningún poder humano logrará erradicarlos. Pero sí es posible hacerlo. Vierta un puñado de Artemisa en un litro de agua y deje hervir durante tres minutos; después lávese con ese líquido, por la mañana y por la noche, y despídase de esos extraños visitantes.

Enfermedad del alma

Esta neurastenia se caracteriza por una gran sensibilidad del sistema nervioso, acompañadas de numerosas dolencias imaginarias... Salga de esa postración de forma natural con una infusión de ajo y toronjil.

No es puro cuento

Anís y agua

Cuando el hipo se apodera de una persona, ésta piensa sólo en quitarse estas atormentadoras contracciones. Y lo que debe probarse es un remedio tan efectivo como fragante: moler una cucharadita de anís y tomarla con un sorbo de agua.

Un secreto de sabor dulce

Para disminuirlas

Contra las hinchazones producto de golpes, hay una cura muy sencilla y que no tiene ni riesgos ni complicaciones. Simplemente aplique sobre la parte tumefacta un paño de agua caliente embebido con leche de magnesia.

Perforación con cuchillo

Contra una enfermedad que abulta

No por ser poco frecuente hay que descuidar la hidropesía, esa enfermedad que hincha el cuerpo por falta de eliminación de líquidos. Un remedio natural consiste en beber un cocimiento de berros, muy fácil de preparar, porque sólo hay que hervir durante media hora este vegetal.

Baños y nada más