Hemorragia Nasal

Emplasto coagulante

La capacidad de coagulación es importante a la hora de sufrir una hemorragia nasal; para detenerla aplíquese un emplasto con hojas de alfalfa.  Así logrará que la sangre seca forme un obstáculo natural, el cual detendrá la hemorragia.

Muro de hierbabuena

Con una pequeña cantidad de hojas de yerbabuena, colocadas en las fosas nasales, logrará erigir un verdadero muro contra la hemorragia.  Sosténgalas ahí un momento y la sangre cesará de fluir.

Tapones de limón

Si súbitamente aparece una hemorragia nasal, apresúrese a empapar un algodón en jugo de limón; colóquelo luego en la fosa sangrante y así detendrá inmediatamente esa molestia.

Por todos los frentes

Este es un remedio que ataca la hemorragia por todos los frentes.  Primero, colóquese unos tapones de perejil mezclado con cebolla en las fosas nasales; después frótese la frente con alcohol. Por último, adhiera un pedazo de papel periódico al paladar.  Es completamente imposible que después de tomar todas esas medidas la hemorragia continúe.

No importa la causa

El calor, la gripe, alguna deficiencia respiratoria y, en fin, muchísimos factores, son la causa de las hemorragias nasales.  Cuando se presenten ponga a hervir un litro de agua y añádale de cuarenta a sesenta gramos de ortiga; el enfermo deberá absorber los vapores o aplicarse unas cuantas gotas en la nariz.

En segundos

Elimine la hemorragia nasal en pocos segundos empleando un gajo de cebolla corriente; únicamente tiene que colocarlo en la nariz y dejarlo ahí unos minutos, hasta que se detenga el flujo de sangre.

Con la ayuda del caballo

Si nada de lo anterior lo convence o le da resultado, aquí le ofrecemos una cura que se emplea en toda el área andina: suprimir la hemorragia nasal haciéndose un lavado con cocimiento de cola de caballo.

Quizá también te interese
Contenido Relacionado

Extraños visitantes

Una vez que los hongos aparecen suele creerse que ningún poder humano logrará erradicarlos. Pero sí es posible hacerlo. Vierta un puñado de Artemisa en un litro de agua y deje hervir durante tres minutos; después lávese con ese líquido, por la mañana y por la noche, y despídase de esos extraños visitantes.

Enfermedad del alma

Esta neurastenia se caracteriza por una gran sensibilidad del sistema nervioso, acompañadas de numerosas dolencias imaginarias... Salga de esa postración de forma natural con una infusión de ajo y toronjil.

No es puro cuento

Anís y agua

Cuando el hipo se apodera de una persona, ésta piensa sólo en quitarse estas atormentadoras contracciones. Y lo que debe probarse es un remedio tan efectivo como fragante: moler una cucharadita de anís y tomarla con un sorbo de agua.

Un secreto de sabor dulce

Para disminuirlas

Contra las hinchazones producto de golpes, hay una cura muy sencilla y que no tiene ni riesgos ni complicaciones. Simplemente aplique sobre la parte tumefacta un paño de agua caliente embebido con leche de magnesia.

Perforación con cuchillo

Contra una enfermedad que abulta

No por ser poco frecuente hay que descuidar la hidropesía, esa enfermedad que hincha el cuerpo por falta de eliminación de líquidos. Un remedio natural consiste en beber un cocimiento de berros, muy fácil de preparar, porque sólo hay que hervir durante media hora este vegetal.

Baños y nada más