Fracturas

Cataplasma soldador

Ocurren cuando se aplica más presión sobre un hueso de la que este puede soportar. Si el hueso fracturado sobresale de la piel, entonces se trata de una fractura expuesta. Los síntomas involucran hinchazón, hematomas, en ocasiones sangrado, dolor intenso, entumecimiento y hormigueo, dificultad para el movimiento de la extremidad cercana, entre otros. En ocasiones se puede confundir con un hueso dislocado, de todos modos es importante recibir atención especializada para evitar problemas más graves y asegurar que el hueso sane rápida y correctamente.

Suelda con Suelda (o Consuelda)

Se le conoce así por la virtud que se le confiere de ayudar a soldar los huesos, pero también de curar tejidos y cartílagos. Esta hierba mide entre 5 y 30 centímetros de altura, crece en climas cálidos o templados, muchas veces en la copa de árboles como el tamarindo, algarrobo, eucalipto o almendro, lo que dificulta la fotosíntesis y perjudica el crecimiento de esas plantas, pero para la salud del hombre sí aporta diversos beneficios.

Para qué se utiliza

Popularmente se usa en cocción para sanar la tos, pero el cocimiento de las hojas también sirve para realizar baños o cataplasmas para inflamaciones, luxaciones, esguinces, várices, torceduras y moretones. Se toma para combatir la anemia, los cálculos biliares y vesiculares, la diarrea, las enfermedades urinarias y digestivas.

Propiedades

Su cualidad astringente hace que minimice la posibilidad de infección de las heridas. Asimismo, tiene efectos refrescantes, calmantes, antiinflamatorios, emolientes y expectorantes. Pero sobre todo, es un importante cicatrizante y regenerador celular.

Cataplasma soldador

Deje vendado y cambie el cataplasma todos los días hasta reducir el dolor e hinchazón.

Ingredientes:

  • 10 hojas de suelda con suelda (la cantidad depende del área a tratar)

Preparación:

Luego de una fractura y de retirado el yeso, muela las hojas de suelda con suelda. Si están muy secas rocíelas con un poco de agua o, mejor aún, con extracto de uña de gato hasta que estén suaves. Aplique como cataplasma sobre la zona afectada y vende.

Advertencia.- El consumo de suelda con suelda puede ser tóxico.

Quizá también te interese
Contenido Relacionado

Raspones, pequeños cortes, arañazos e hincones con objetos punzantes pueden ser considerados como pequeñas heridas, pero que si se presentan en el rostro pueden provocar dolor e incomodidad (física y psíquica). Las heridas cerradas generalmente se inflaman, pero si presentan sangre es porque están un poco abiertas y en estos casos se puede ayudar a acelerar el proceso de cicatrización.

Las heridas superficiales son aquellas que afectan a la epidermis y al tejido subcutáneo, mientras que las heridas profundas comprometen otras estructuras del organismo, como músculos, tendones, nervios o vasos sanguíneos. También pueden ser abiertas, lo que implica que tiene sangre fresca fluyendo activamente.

Se refiere a la pérdida de sangre del tejido que recubre la nariz y casi siempre ocurre únicamente por una fosa. La nariz tiene varios vasos sanguíneos diminutos que pueden sangrar fácilmente si, por ejemplo, el aire frío seca e irrita las membranas que las recubren formando costras que luego, al irritarse o sobarlas sangran.

El cutis seco se caracteriza por la falta de humedad, que suele darse por un mal funcionamiento de las glándulas sebáceas, encargadas de producir las cantidades necesarias de aceite para la piel. Aunque en ocasiones también se puede dar por la falta de algunas vitaminas o minerales.

En el embarazo la mujer experimenta cambios no solo en el interior de su organismo sino también en el exterior. Se produce una explosión hormonal que provoca el estiramiento de la piel, picazón general del cuerpo, aumento de sudoración y de vellosidad en la cara, brazos y piernas.