Forúnculos

Intrusos en la piel

Esos granitos tan dolorosos, que aparecen el día menos pensado, son muy débiles si se enfrentan a las cataplasmas de cebolla.  Lo único que tiene que hacer es asar un par de cebollas y machacarlas; así obtendrá una especie de ungüento que al ser aplicado sobre el forúnculo lo ablanda y acelera la supuración.

Adiós molestias

Los forúnculos son una incomodidad que usted puede evitar comiendo todos los días una abundante ensalada de tomate, aderezada con ajo, cebolla y cinco cucharadas de aceite de oliva. Y si quiere atacar por todos los frentes, consuma una manzana rallada antes del desayuno y evite las bebidas estimulantes como el café y el té.

Sencillísimo

Uno de los remedios más usados por nuestras abuelas era el bicarbonato, debido a su gran poder curativo, especialmente en las afecciones de la piel.  Puede espolvorearse simplemente sobre la parte afectada, o mezclarse con agua destilada para realizar baños diarios.

Pañitos de agua tibia

Deshágase de los forúnculos, hirviendo agua con unos sobrecitos de sulfato de magnesio; después ponga paños tibios de esta solución sobre la piel, y despídase de las molestias.

No se olvide de la lechuga

Ablande en agua hirviendo un par de hojas de lechuga, haga una plasta, y aplíquela sobre los forúnculos para madurarlos.

Quizá también te interese
Contenido Relacionado

Es una sensación de agotamiento y falta de energía.

Síntomas: Las personas que hayan realizado un esfuerzo físico importante, estén experimentando alguna tensión emocional o no descansen lo sufriente pueden normalmente sentir fatiga.

La faringitis es una inflamación aguda o crónica de la pared faríngea.

"Suelda-suelda" y mucha paciencia

Cuidados íntimos

Los flujos vaginales obedecen a múltiples factores, razón por la cual son muy comunes.  Puede evitarlos preparando un cocimiento con malva, borraja y limón, con el cual debe aplicarse lavados diariamente.

¡Jamás falla!

Apio para las nenas

Para curar, o por lo menos para aliviarse de la flebitis, que es una complicación de las várices, lo aconsejable es beber durante varios días el cocimiento de la parte blanca de diez tallos de apio.  Proceda así: hiérvalos durante cinco minutos, cuele el líquido y póngalo a serenar y al final añádale el jugo de dos limones grandes.