Emparejar el color de piel

loción de rosas

Existen distintos tipos de manchas en la piel, y entre las más conocidas están: las pecas, que son acumulaciones de pigmento en la piel (por lo general en personas con piel blanca) que no representan riesgo para la salud; los lunares, que son acumulación de pigmento o de vasos sanguíneos y, mientras no piquen, sangren o cambien bruscamente de apariencia no son más que un caso estético; las manchas propias del embarazo, las de nacimiento, las producidas por el sol o el acné, entre otras.

La glicerina

Es un líquido viscoso, espeso de sabor dulce. Su punto de ebullición es muy alto y se puede diluir en agua o alcohol, pero no en aceites. Muchos productos se disuelven más fácilmente en glicerina que en agua o alcohol.

Para qué se utiliza

Ayuda a cuidar la piel, la hidrata y mejora su capacidad de elasticidad, lo que ayuda a retardar el envejecimiento. Por ello se utiliza mucho en la elaboración de productos cosméticos como jabones y cremas.

Propiedades

Es humectante, ya que no solo hidrata la piel sino que la ayuda a que esta retenga la humedad. Además, colabora en la regeneración de células y tejidos. Posee propiedades antisépticas, pues previene infecciones en las heridas.

Loción de rosas

Con el cutis limpio, aplique solo el agua tanto en las noches como en las mañanas.

Ingredientes:

  • Rosas orgánicas rosadas
  • Agua destilada
  • 1/4 de litro de vodka
  • 1/4 de kilo de glicerina

Preparación:

Llene las 3/4 partes de un frasco con los pétalos de rosas. Cubra con agua destilada, para que no se formen bacterias. Añada vodka por cada litro de agua usado. Cierre y macere mínimo 3 días. Al tercer día, agregue la glicerina y mueva bien.

Advertencia.- Después de un mes, este preparado empieza a perder sus propiedades naturales por lo que es mejor hacer una nueva preparación para seguir aplicándolo.

Quizá también te interese
Contenido Relacionado

Raspones, pequeños cortes, arañazos e hincones con objetos punzantes pueden ser considerados como pequeñas heridas, pero que si se presentan en el rostro pueden provocar dolor e incomodidad (física y psíquica). Las heridas cerradas generalmente se inflaman, pero si presentan sangre es porque están un poco abiertas y en estos casos se puede ayudar a acelerar el proceso de cicatrización.

Las heridas superficiales son aquellas que afectan a la epidermis y al tejido subcutáneo, mientras que las heridas profundas comprometen otras estructuras del organismo, como músculos, tendones, nervios o vasos sanguíneos. También pueden ser abiertas, lo que implica que tiene sangre fresca fluyendo activamente.

Se refiere a la pérdida de sangre del tejido que recubre la nariz y casi siempre ocurre únicamente por una fosa. La nariz tiene varios vasos sanguíneos diminutos que pueden sangrar fácilmente si, por ejemplo, el aire frío seca e irrita las membranas que las recubren formando costras que luego, al irritarse o sobarlas sangran.

El cutis seco se caracteriza por la falta de humedad, que suele darse por un mal funcionamiento de las glándulas sebáceas, encargadas de producir las cantidades necesarias de aceite para la piel. Aunque en ocasiones también se puede dar por la falta de algunas vitaminas o minerales.

En el embarazo la mujer experimenta cambios no solo en el interior de su organismo sino también en el exterior. Se produce una explosión hormonal que provoca el estiramiento de la piel, picazón general del cuerpo, aumento de sudoración y de vellosidad en la cara, brazos y piernas.