Conjuntivitis

Conjuntivitis - Remedios caseros

Es la inflamación o infección de la membrana que recubre la parte interior de los párpados y la parte blanca de los ojos.

Causas: Las más frecuentes son los malos hábitos de higiene y los virus. Otros agentes son los bacterianos, clamidiales, micóticos (hongos) y muy pocas veces los agentes parasitarios.

Cuando el ojo está muy rojo muchas veces se debe a una infección viral de la conjuntiva, muy contagiosa, en especial entre los niños. El virus que la produce es similar al del resfriado común. Por ello se recomienda lavarse las manos para prevenir la propagación del virus. Las bacterias son una causa poco común de conjuntivitis, sin embargo, muchos médicos suministran gotas antibióticas suaves para todos los casos de ojo rojo y prevenir una conjuntivitis bacteriana. Hay otras causas como las alergias (conjuntivitis alérgica), exposición a químicos y ciertas enfermedades sistémicas.

Su tratamiento depende de la causa. Si es alérgica puede responder al tratamiento de las alergias subyacentes o desaparecer por sí sola al eliminar el alérgeno causante. Este tipo de conjuntivitis también alivia con la aplicación de compresas frías. La conjuntivitis viral desaparece por sí sola. La molestia que genera la conjuntivitis viral o bacteriana se puede aliviar con la aplicación de compresas tibias (paño empapado en agua tibia) sobre los ojos cerrados. En cualquiera de estos casos es importante el diagnóstico médico para establecer cuál sería el tratamiento adecuado.

Para que vea

Si la conjuntivitis no le deja ver "ni por la familia", recuerde siempre que unas bolsitas de té hervidas y puestas sobre los párpados ayudan bastante. Después de que las retire frótese aceite de ricino y "vea" los inmejorables resultados.

La unión hace la fuerza

Para solucionar el problema de conjuntivitis que lo aqueja, reúna los poderes curativos del saúco, el llantén, la caléndula, el nogal y la lechuga; tome un puñado de cada una de ellas e introdúzcalas en un frasco mediano lleno de agua; déjelo al sol durante una hora y luego aplíquese una gota de ese líquido en cada ojo, repitiendo varias veces hasta que desaparezca la enfermedad.

Trasnoche el hinojo

Los ojos rojos, la mirada perdida, el ardor en los párpados... síntomas de conjuntivitis. Para curar esta dolencia, tome unas cuantas hojitas de hinojo, introdúzcalas en un vaso de agua y déjelas al sereno por una noche. Al día siguiente beba dos tragos del líquido y verá todo más claramente.

Arde pero cura

A veces el precio de la cura es tener que sufrir una molestia, pero vale la pena. Por eso, si tiene conjuntivitis aplíquese tres gotas de limón en cada ojo. Va a arderle, pero defender su buena salud es lo más importante.

Ruda con la conjuntivitis

Increíblemente fácil e increíblemente efectiva. El agua de ruda o el agua de la flor de amapola, puestas al sereno por una noche, serán un baño de alivio para sus ojos.  Especial para esas conjuntivitis que no ceden ante nada.

"Sal" del problema

Frente a la conjuntivitis usted puede hacer uso de una económica y sencilla medicina: prepare aguasal, impregne con ella un algodón y fróteselo en los ojos. Verá que la fórmula es tan elemental como eficaz.

Baños milagrosos

La conjuntivitis, esa irritación exagerada de los ojos que le da un matiz patético a la mirada, puede remediarse con baños de agua de saúco, una hierba verdaderamente milagrosa. Ensaye y compruébelo.

Tips de prevención

  • Evitar tocarse los ojos con las manos sucias.
  • Lavarse las manos con frecuencia.
  • Cambiar las fundas de las almohadas continuamente.
  • Reemplazar los cosméticos para los ojos con regularidad.
  • Usar accesorios cosméticos descartables para los ojos.
  • No compartir los cosméticos para los ojos. Estos son de uso personal.
  • No compartir las toallas ni los pañuelos, por higiene.
  • Uso, cuidado e higiene apropiados de los lentes de contacto y anteojos.
  • Leer con luz natural. Evitar leer con luz de fluorescentes.
  • No leer en los vehículos, esto esfuerza la función de la vista.

Remedios caseros

Cuidados: Cambiar diariamente la funda de la almohada para evitar reinfecciones.

Zumo: Preparar un extracto de tres zanahorias con un puñado de hojas de perejil. Tomar un vaso en las mañanas.

Fitoterapia: Preparar en medio litro de agua una infusión con 50 gramos o un puñado de hojas y flores de malva. Cuando esté tibia lavar los ojos durante tres minutos.

Fitoterapia: Esta receta popular ha probado ser muy efectiva para disminuir la irritación de los ojos.

Coloque en una taza dos sobres filtrantes de flores de manzanilla y agregue agua recién hervida. Tape y deje reposar durante 10 minutos.

Una vez tibio, moje un algodón en este preparado y aplique en los ojos, varias veces a lo largo de día.

Hidroterapia: En un recipiente grande colocar agua hervida tibia. Agregar una cucharada de sal marina integral. Sumergir el rostro en ella y abrir y cerrar los ojos varias veces. Repetir durante unos cinco minutos.

Agua fría y tibia: Alternar compresas de agua fría con tibias dejando cada una por cinco minutos sobre los ojos.

Quizá también te interese
Contenido Relacionado

Son pequeñas lesiones (cortes, rasguños y arañazos) que se producen en la piel en diferentes circunstancias. Si ha habido contacto con un clavo oxidado o no, astillas, polvo o cristal hay que tener cuidado para evitar una infección secundaria.

Es el trastorno intestinal psicosomático caracterizado por la presencia de uno o varios de los siguientes síntomas: malestar abdominal, dolor, espasmos, flatulencia excesiva, náuseas y cambios en el ritmo evacuatorio. Frecuentemente la diarrea puede alternar con el estreñimiento.

Es parte de un grupo de enfermedades que se caracterizan por una inflamación intestinal que causa úlceras en la membrana que recubre el recto y el colon. La colitis ulcerosa afecta solo a la mucosa del intestino grueso, específicamente al colon, suele haber hemorragia rectal o diarreas con sangre o sangrado rectal, dolor abdominal, a veces con fiebres.

El cólico menstrual, es un trastorno menstrual caracterizado por un acceso doloroso que se siente de manera violenta e intensa bajo el vientre, conocido como dismenorrea. Se inicia antes del período menstrual. Los dolores severos y frecuentes pueden durar uno o más días, durante o hasta el final de la menstruación.

El cólico de gases es la acumulación excesiva de gases en el tubo digestivo que produce dolores abdominales (cólicos). Por lo general no son molestos ni resultado de enfermedades importantes, sino más bien consecuencia de una mala alimentación. Los gases intestinales están formados por nitrógeno, oxígeno, anhídrido carbónico, hidrógeno y a veces metano.