Cicatrices

Crema de concha de nácar

Las cicatrices aparecen generalmente después de haber sufrido cortes, quemaduras o enfermedades en la piel como psoriasis, varicela, viruela o acné. Constituyen una preocupación más cosmética que de salud física, pero sí puede implicar efectos emocionales perjudiciales para la autoestima de la persona, sobre todo sí aparecen en zonas tan visibles como el rostro.

Concha de nácar

Las conchas formadas en el fondo del mar secretan una sustancia biomineral llamada nácar que utilizan para protegerse de parásitos u otros efectos dañinos así como para autoregenerar sus partes dañadas. Tanto la tradición como recientes estudios científicos han demostrado que el polvo de nácar contiene interesantes beneficios para la salud y belleza de la piel.

Para qué se utiliza

El mar del Perú ofrece una única concha de nácar que ayuda a blanquear la piel y borrar cicatrices, por ello, existen varios productos cosméticos a base de esta concha. De hecho, un remedio muy similar ya era usado por los incas. Ayuda a tratar cicatrices de cortes, quemaduras y rastras de acné, así como a humectar la piel sin dejarla grasosa.

Propiedades

Tiene comprobados efectos sobre la regeneración y estimulación celular de la piel, además la exfolia y nutre. También es humectante y previene infecciones cutáneas por causa de la acumulación de bacterias en los poros.

Crema de concha de nácar

Úsela todos los días y permita que actúe sobre su piel la mayor cantidad de tiempo posible.

Ingredientes:

  • 1 concha de nácar
  • 1 limón
  • Loción de rosas (vea preparación en Emparejar el color de piel)

Preparación:

Muela la concha de nácar hasta obtener un polvo muy refinado. Añada el jugo de limón lentamente, removiendo hasta obtener una textura pastosa. Aplique la crema sobre la cicatriz y déjela actuar por lo menos una hora. Enjuague con la loción de rosas.

Advertencia.- La cantidad de limón está en relación con el tamaño de la concha, agregue gotas hasta obtener la textura correcta.

Quizá también te interese
Contenido Relacionado

Raspones, pequeños cortes, arañazos e hincones con objetos punzantes pueden ser considerados como pequeñas heridas, pero que si se presentan en el rostro pueden provocar dolor e incomodidad (física y psíquica). Las heridas cerradas generalmente se inflaman, pero si presentan sangre es porque están un poco abiertas y en estos casos se puede ayudar a acelerar el proceso de cicatrización.

Las heridas superficiales son aquellas que afectan a la epidermis y al tejido subcutáneo, mientras que las heridas profundas comprometen otras estructuras del organismo, como músculos, tendones, nervios o vasos sanguíneos. También pueden ser abiertas, lo que implica que tiene sangre fresca fluyendo activamente.

Se refiere a la pérdida de sangre del tejido que recubre la nariz y casi siempre ocurre únicamente por una fosa. La nariz tiene varios vasos sanguíneos diminutos que pueden sangrar fácilmente si, por ejemplo, el aire frío seca e irrita las membranas que las recubren formando costras que luego, al irritarse o sobarlas sangran.

El cutis seco se caracteriza por la falta de humedad, que suele darse por un mal funcionamiento de las glándulas sebáceas, encargadas de producir las cantidades necesarias de aceite para la piel. Aunque en ocasiones también se puede dar por la falta de algunas vitaminas o minerales.

En el embarazo la mujer experimenta cambios no solo en el interior de su organismo sino también en el exterior. Se produce una explosión hormonal que provoca el estiramiento de la piel, picazón general del cuerpo, aumento de sudoración y de vellosidad en la cara, brazos y piernas.