Cáncer

Cáncer - Remedios caseros

Es la proliferación de células anormales con la capacidad de dividirse descontroladamente e invadir otros tejidos subyacentes, alterando su estructura y función. Cuando esto sucede, se crean más células de las necesarias y se forma una masa de tejido extra, a la cual se le denomina tumor. Estos tumores pueden ser benignos y malignos. El cáncer tiene cuatro características: aumento de células sobre lo que es normal, a lo que se llama hiperplasia, un acumulo en forma de masa conocido como neoplasia, una anomalía en la forma y función de las células, a la cual se la denomina heterotipia, y un metabolismo incompatible con el resto del sistema. Los síntomas precursores en su fase inicial son difíciles de detectar, salvo el de útero, mama y próstata. En una segunda fase, los síntomas reveladores del cáncer ya en un estadio más avanzado varían según la zona afectada por el tumor: protuberancias o bultos, hemorragias, ulceraciones, ganglios hinchados, etc.

Causas: Las causas son muy complejas y la ciencia no ha logrado esclarecer muchos aspectos en cuanto a su origen (genético, ambiental, dietas erróneas, tabaco, exposiciones al sol, infecciones, virus, factores traumáticos, entre otras). Lo que sí está claro es que de todos estos factores más del 35% de muertes de cáncer están asociados con hábitos no saludables de alimentación. Así que, si bien es cierto que ningún alimento o tratamiento por sí solo puede curar el cáncer, existen alimentos y actividades en relación a un saludable estilo de vida que pueden reducir los factores de riesgo y que todos podemos controlar. En este sentido la mente es la principal arma para poder superar esta enfermedad, hay que evitar los cuadros depresivos, ya que a veces estos son los factores desencadenantes en su inicio o el obstáculo principal para su curación.

Tips de prevención

- Mantener un peso saludable.

- Comer mínimo cinco piezas al día entre frutas y vegetales.

- Ingerir fibra adicional: linaza molida en tu dieta habitual.

- Reducir al máximo los alimentos y bebidas procesadas industrialmente.

- Evite comer carnes, especialmente la roja.

- Restringir el consumo de frituras.

- No fume.

- Reduzca el estrés.

- Reduzca el consumo de azúcar y alimentos refinados.

- No cocine en ollas de aluminio.

- Evite el estreñimiento. Realice un enema por lo menos dos veces al año.

- Aumente el consumo de alimentos probióticos (yogur, miso, chicha de jora o maíz, shoyu natural).

Remedios caseros

Elimine de la mente pensamientos fatalistas. A continuación, le ofrecemos una guía de recomendaciones que ayudarán a enfrentar este problema de salud.

Psicoterapia: Perdónese y perdone a los demás, a alguien en particular con quien ha tenido problemas.  Elimina todo resentimiento y a partir de este momento solo ama la vida y a tus semejantes. No se aísle.

Combata la depresión recibiendo el día y la vida con alegría. Tenga una lectura espiritual con afirmaciones de salud, paz y felicidad.

Tenga fe: Confíe en la omnipresencia de Dios. Solicite su asistencia para iniciar el proceso del milagro de la sanación a través del arcángel Rafael o el de su devoción.

Afirmaciones: Párese erguido con el cuerpo relajado y respira lentamente. Imagínese ahora cómo una luz blanca con chispas doradas y violetas ingresa a su cuerpo con cada inhalación. Levante los brazos y repita cada afirmación tres veces seguidas y tres veces al día, mañana tarde y noche. “YO soy luz, luz resplandeciente, luz intensificada, luz radiante, en mí mora solo el espíritu perfecto de la luz de Dios” (3 veces). “YO soy la perfecta salud en cada célula y órgano de mi cuerpo” (3 veces).

Visualización curativa: Repetir e imaginar “YO soy el templo de Dios. YO dirijo la luz verde sanadora de Dios para purificar todo mi ser. YO elevo mis defensas hacia cada célula y órgano de mi cuerpo. En mí solo existen células, tejidos y órganos sanos. Toda célula deformada desaparece de mi ser, porque mis células y mi cuerpo son la perfección de Dios2 (3 veces).

Naturaleza: Pasee en el campo o en la playa y deléitese observando la naturaleza. Camine descalzo unos minutos y descanse junto a un árbol.

Alimentación: Inicie una alimentación vegetariana con alimentos orgánicos. Realice una dieta depurativa a base de verduras, cereales integrales y frutas. La siguiente es una lista de alimentos con propiedades anticancerígenas: leche de cabra pasteurizada, brócoli, ajo crudo, algas, germinados, manzana, fresa, uva morada, guanábana, noni, té verde, miso, soya, hongos maitake y shütake. Mastica bien los alimentos.

Germinados: Tome dos cucharadas de zumo de germinados: cebada, alfalfa o trigo en ayunas (al escoger).

Baños de hipertermia: Consiste en realizar un baño a una temperatura mayor de lo normal en nuestro organismo (entre 38 y 40 grados). De esta forma estimulamos el sistema inmune para que puedan controlar las células cancerígenas. El calor hace susceptibles a la destrucción a las células deformadas. En el caso de que la enfermedad esté en sus inicios, tome un baño de hipertermia una vez por semana y que no exceda los 39 grados de temperatura. Empezar con 38 grados, durante treinta minutos hasta llegar a una hora. Luego abríguese bien. Consulte primero con un médico naturista especializado en el tema. En todo caso las personas que tengan presión elevada, problemas cardiacos, diabetes, insuficiencia renal y afecciones en la piel, no deben realizar este baño sin supervisión médica.

Fitoterapia: Se empieza un tratamiento fitoterapéutico depurativo con las siguientes plantas: se toma por tres semanas una infusión de manayupa. Luego se continúa por tres semanas con la planta flor de arena.

Fitoterapia: Se continúa con tratamiento de una decocción de corteza de uña de gato. Todo a razón de un litro y medio o dos litros diarios. Tomarlo siempre tibio. Adicionalmente se toman dos tabletas de extracto de hoja de uña de gato tres veces al día por varios meses.

Terapia nutricional: Las siguientes vitaminas actúan ayudando a proteger contra el cáncer: vitamina A, C, E, selenio, zinc y coenzima Q10.

Nutrición: Disuelva un sachet de cloruro de magnesio en jugo de limón, luego añada medio vaso de agua.  Tome una dosis en ayunas, almuerzo y al acostarse.

Espárragos al infinito

Se han conocido casos en los que el permanente consumo de espárragos logra detener el cáncer. Pueden comerse crudos o cocidos, pero siempre con perseverancia.

Una ayuda valiosa

Todos sabemos que el cáncer genera grandes dolores y por eso resulta muy difícil de sobrellevar. El fruto del melocotón o del durazno, que son lo mismo, mezclado con jugo de llantén, y en forma de cataplasma, sirve para secar las llagas de origen canceroso.

Quizá también te interese
Contenido Relacionado

Son pequeñas lesiones (cortes, rasguños y arañazos) que se producen en la piel en diferentes circunstancias. Si ha habido contacto con un clavo oxidado o no, astillas, polvo o cristal hay que tener cuidado para evitar una infección secundaria.

Es la inflamación o infección de la membrana que recubre la parte interior de los párpados y la parte blanca de los ojos.

Causas: Las más frecuentes son los malos hábitos de higiene y los virus. Otros agentes son los bacterianos, clamidiales, micóticos (hongos) y muy pocas veces los agentes parasitarios.

Es el trastorno intestinal psicosomático caracterizado por la presencia de uno o varios de los siguientes síntomas: malestar abdominal, dolor, espasmos, flatulencia excesiva, náuseas y cambios en el ritmo evacuatorio. Frecuentemente la diarrea puede alternar con el estreñimiento.

Es parte de un grupo de enfermedades que se caracterizan por una inflamación intestinal que causa úlceras en la membrana que recubre el recto y el colon. La colitis ulcerosa afecta solo a la mucosa del intestino grueso, específicamente al colon, suele haber hemorragia rectal o diarreas con sangre o sangrado rectal, dolor abdominal, a veces con fiebres.

El cólico menstrual, es un trastorno menstrual caracterizado por un acceso doloroso que se siente de manera violenta e intensa bajo el vientre, conocido como dismenorrea. Se inicia antes del período menstrual. Los dolores severos y frecuentes pueden durar uno o más días, durante o hasta el final de la menstruación.