Asma

Asma - remedios caseros

Es una enfermedad inflamatoria crónica de las vías aéreas respiratorias caracterizada por una hiperrespuesta bronquial ante estímulos constrictores. Se caracteriza por la aparición de episodios agudos de obstrucción bronquial, los síntomas son: dificultad respiratoria, sibilancias, opresión torácica y tos, especialmente de noche.

Causas: El proceso se inicia en un primer momento con una hiperactividad bronquial, la cual genera un espasmo del músculo liso de los bronquios, de ahí se genera un proceso inflamatorio de las células branquiales acompañado de edema de la mucosa y secreción de las glándulas bronquiales. El asma debe ser tratada de acuerdo a su origen, que puede ser especifico y van desde los generados por antecedentes como rinitis, alérgenos medio ambientales (polen, acaras, animales...), sustancias químicas alergénicas del lugar de labor, humo de cigarro y otras inespecíficas intrínsecas como el frío, ejercicio, soluciones hipertónicas y estrés.

Tips de prevención

  • Evaluar los antecedentes familiares que hayan padecido esta enfermedad para tomar medidas preventivas. Muchas veces el entorno familiar se alimenta de productos altamente alergénicos y sensibilizantes o están expuestos a ambientes que deterioran la calidad de vida y predisponen a un deterioro de la función del sistema inmune.
  • Reducir alimentos altamente alergénícos que contengan conservantes sintéticos y colorantes.
  • No estar expuesto a lugares donde se fumen cigarrillos.
  • No exponerse a cambios extremos de temperatura, en especial en las transiciones estacionales o en invierno.
  • Realizar un tratamiento completo de afecciones de las vías respiratorias, tales como resfriados, rinitis o bronquitis.
  • Prevenir el estreñimiento.
  • Reducir el estrés con ejercicios de estiramiento y respiración.

Remedios caseros

Fitoterapia:  En una taza de agua hirviendo colocar dos dientes de ajo recién molido (se puede reemplazar con nabo o cebolla) y dejar en reposo durante treinta minutos.   Filtrar, agregar dos cucharadas de miel de abeja y tomar dos tazas al día, cada seis horas, una hora alejada de las comidas.

Fitoterapia: Preparar en un litro de agua un cocimiento de huamanripa 15 g, mullaca 10 g y escorzonera. Tomar una taza cada cuatro horas.

Inhalaciones: Colocaren agua caliente hojas de eucalipto, menta y manzanilla. Agregar dos gotas de aceite esencial de árbol de té, colocar la cabeza cerca al recipiente y cubrir con una toalla. Hacer inhalaciones tres veces al día.

Nutrición: Agregue al zumo ele un limón cloruro de magnesio, mover para mezclar bien la solución y diluirlo en medio vaso con agua. Tomar en ayunas y al acostarse.

Ejercicios: Gimnasia China (chi kung). Pararse con los pies separados a la altura de

los hombros, respirar dilatando suavemente la parte inferior del abdomen y simultáneamente levantar las manos hasta llegar a la altura de los hombros. Bajar los brazos y exhalar. Repetir 20 veces por las mañanas.

Meditación: La quietud mental fijada en la respiración permite reducir los cuadros de

estrés. Cierre los ojos y en un lugar calmado respire lentamente, imaginando que entra

un aire de color azul por su nariz y se dirige a los pulmones, luego exhale con suavidad.

Practíquelo diez minutos dos veces por día antes de iniciar sus labores diarias y dormir.

El aceite esencial de árbol de té es magnífico en estos casos, porque las inhalaciones son muy beneficiosas para el sistema respiratorio, junto con el eucalipto, entre otras plantas medicinales.

Hierbas antiasmáticas

Si hablamos de asma, lo mejor para superarla es tomar diariamente una infusión con un puñado de ramas de apio y matico en medio litro de leche. Beba una taza antes del desayuno y obtendrá un excelente alivio.

El polen, fertilizante de la salud

Es tan efectiva esta fórmula que sólo requiere la dosis de una cucharadita diaria. Mixture miel de abejas con polen y ya no padecerá los rigores del asma.

Alivio nocturno

Ponga a hervir un puñado de hierbabuena y otro de manzanilla en dos vasos de agua. Beba una taza de la infusión todas las noches y tranquilícese, el alivio llegará por sí solo.

Remojadito en miel

Un remedio dulce y amargo a la vez: tome un diente de ajo y remójelo en miel de abejas, luego ingiéralo sin hacer ningún gesto de desagrado, porque la buena voluntad es también indispensable para curarse del asma.

Dulce alivio

Hierva una botella de leche de cabra hasta que la reduzca a una tercera parte; póngale luego azúcar muy molido y beba un vasito cada día, para que con mucho agrado se cure de su mal.

Un asado inusual

Nadie sospecharía que un par de cebollas asadas a la brasa producen sustancias con  propiedades altamente medicinales para  el asma.  Debe comerlas en la mañana, antes del desayuno, y en la noche, antes de acostarse.

Quizá también te interese
Contenido Relacionado

Se trata de una enfermedad articular de origen degenerativo del cartílago que afecta la movilidad corporal. Esta se caracteriza por la presencia de erosiones y fisuras en la superficie de los cartílagos que progresivamente van degenerando la articulación. Estos suelen originar inflamación, dolor y deformación articular. Las articulaciones más afectadas son la rodilla, cadera y hombros.

Los cereales andinos quinua y kiwicha, así como las algas, están indicados para quienes presentan esta enfermedad.

Definición: Es una enfermedad inflamatoria progresiva y crónica de las articulaciones que afecta también a órganos. Produce hinchazón, dolor, rigidez, pérdida de la movilidad del cuerpo y deformación, pudiendo incluso generar minusvalías.

Este tipo de trastorno que origina un cese de la función respiratoria es uno de los más frecuentes que se producen durante el sueño. Llamado Síndrome de Apnea del Sueño, se considera de importancia creciente tanto en adultos como en niños.

Es un síndrome caracterizado por síntomas y signos atribuidos a una reducción de hormonas andrógenas y que se encuentran asociadas a la edad en el hombre.

El agotamiento es una respuesta normal después de realizar un esfuerzo físico importante, luego de una fuerte tensión emocional o por carencia de sueño. Cuando el agotamiento físico no tiene una causa directa, es evidente que se debe visitar al especialista.