Angina

A brazo partido

Emprenda una lucha frontal contra la angina todas las mañanas después de levantarse. Su principal arma  son   los jugos  cítricos,   los  cuales   debe consumir al desayuno. La vitamina "C" dará buena cuenta del virus que invade su organismo.

De pies a cabeza

Evite el malestar de la angina lavándose los pies con un cocimiento preparado con dos puñados de romero y otros dos de eucalipto. Debe sumergirlos cuando el agua esté aún caliente y dejarlos ahí hasta que se enfríe. Realice esta operación tres veces al día, como máximo, y evite entrar en contacto con el frío después de hacerse el remedio.

Alivio en flor

La angina es como una paliza magistral en todo el cuerpo. Para aliviarse prepare un cocimiento con geranio y borraja. Ingiéralo dos veces al día durante una semana y así logrará evitar el avance de la enfermedad.

Quizá también te interese
Contenido Relacionado

Se trata de una enfermedad articular de origen degenerativo del cartílago que afecta la movilidad corporal. Esta se caracteriza por la presencia de erosiones y fisuras en la superficie de los cartílagos que progresivamente van degenerando la articulación. Estos suelen originar inflamación, dolor y deformación articular. Las articulaciones más afectadas son la rodilla, cadera y hombros.

Los cereales andinos quinua y kiwicha, así como las algas, están indicados para quienes presentan esta enfermedad.

Definición: Es una enfermedad inflamatoria progresiva y crónica de las articulaciones que afecta también a órganos. Produce hinchazón, dolor, rigidez, pérdida de la movilidad del cuerpo y deformación, pudiendo incluso generar minusvalías.

Este tipo de trastorno que origina un cese de la función respiratoria es uno de los más frecuentes que se producen durante el sueño. Llamado Síndrome de Apnea del Sueño, se considera de importancia creciente tanto en adultos como en niños.

Es un síndrome caracterizado por síntomas y signos atribuidos a una reducción de hormonas andrógenas y que se encuentran asociadas a la edad en el hombre.

El agotamiento es una respuesta normal después de realizar un esfuerzo físico importante, luego de una fuerte tensión emocional o por carencia de sueño. Cuando el agotamiento físico no tiene una causa directa, es evidente que se debe visitar al especialista.