Aftas

Enjuague de romero

Las aftas son pequeñas úlceras o llagas abiertas en la boca que pueden llegar a ser muy dolorosas, incluso pueden interferir con la alimentación o el habla. La erosión es de color blanco o amarillo y redondeada por un área roja brillante, generalmente en las caras internas de las mejillas y labios, el paladar blando o los bordes de la lengua. No es lo mismo que el herpes labial ni tampoco se le considera una enfermedad, es tan solo una molestia que puede estar provocada por estrés emocional, falta de ciertas vitaminas y minerales, cambios hormonales o alergias.

El romero

La planta puede crecer hasta una altura de casi 2 metros, necesita de tierra arenosa pero se adapta con facilidad a otro tipo de suelos. El arbusto es original del Mediterráneo, emana un fuerte aroma que atrae incluso a las abejas. Generalmente se utilizan sus tallos, hojas y el aceite esencial extraído de las mismas.

Para qué se utiliza

El romero es excelente para la circulación y para revitalizar la memoria, por lo que puede beberlo en una tisana. En uso ex-terno, se utiliza para aliviar dolores mus-culares, desinflamar los pies cansados, combatir el mal aliento y las uñas frágiles.

Propiedades

Tiene virtud estimulante, tónica, digestiva, carminativa y antioxidante. Además ayuda a desinflamar hinchazones internas y ex-ternas, a asimilar el hierro (bueno para la anemia) e inhibir la formación de bacterias evitando intoxicaciones por alimentos.

Enjuague de romero

Tome 3 vasos al día.  Debe mantenerlo en la boca por 3 minutos antes de pasarla.

Ingredientes:

  • 1/2 cucharadita de romero molido
  • 1/2 litro de agua

Preparación:

Ponga a hervir el agua y cuando rompa el hervor agregue el romero molido y deje en el fuego por unos 5 minutos más. Luego retire, deje entibiar y cuele la tisana.

Advertencia.- Algunas personas presentan hipersensibilidad a esta planta, por lo que pueden experimentar problemas estomacales.

Quizá también te interese
Contenido Relacionado

Raspones, pequeños cortes, arañazos e hincones con objetos punzantes pueden ser considerados como pequeñas heridas, pero que si se presentan en el rostro pueden provocar dolor e incomodidad (física y psíquica). Las heridas cerradas generalmente se inflaman, pero si presentan sangre es porque están un poco abiertas y en estos casos se puede ayudar a acelerar el proceso de cicatrización.

Las heridas superficiales son aquellas que afectan a la epidermis y al tejido subcutáneo, mientras que las heridas profundas comprometen otras estructuras del organismo, como músculos, tendones, nervios o vasos sanguíneos. También pueden ser abiertas, lo que implica que tiene sangre fresca fluyendo activamente.

Se refiere a la pérdida de sangre del tejido que recubre la nariz y casi siempre ocurre únicamente por una fosa. La nariz tiene varios vasos sanguíneos diminutos que pueden sangrar fácilmente si, por ejemplo, el aire frío seca e irrita las membranas que las recubren formando costras que luego, al irritarse o sobarlas sangran.

El cutis seco se caracteriza por la falta de humedad, que suele darse por un mal funcionamiento de las glándulas sebáceas, encargadas de producir las cantidades necesarias de aceite para la piel. Aunque en ocasiones también se puede dar por la falta de algunas vitaminas o minerales.

En el embarazo la mujer experimenta cambios no solo en el interior de su organismo sino también en el exterior. Se produce una explosión hormonal que provoca el estiramiento de la piel, picazón general del cuerpo, aumento de sudoración y de vellosidad en la cara, brazos y piernas.