Aerofagia

¡Desatórese!

La aerofagia, o mal manejo del aire al comer, produce una frecuente obstrucción y causa daños en la digestión.  Para combatirla tome dos cucharadas de anís, otro tanto de genciana, además de cincuenta gramos de albahaca y cincuenta de romero.  Revuelva todo muy bien y vierta proporcionalmente la mezcla: una cucharada por cada taza de agua hirviendo; deje reposar quince minutos y filtre.  Bébase una  taza antes de empezar a comer.

Despacio se llega lejos

Por si lo sabía, la excesiva rapidez al comer es la causa principal de la aerofagia. Así que para librarse de ese mal, lo primero es conservar la tranquilidad y el buen humor mientras se alimenta; después le ayudará bastante preparar una infusión muy concentrada de genciana y tomarse diez gotas antes de cada comida.

Quizá también te interese
Contenido Relacionado

Se trata de una enfermedad articular de origen degenerativo del cartílago que afecta la movilidad corporal. Esta se caracteriza por la presencia de erosiones y fisuras en la superficie de los cartílagos que progresivamente van degenerando la articulación. Estos suelen originar inflamación, dolor y deformación articular. Las articulaciones más afectadas son la rodilla, cadera y hombros.

Los cereales andinos quinua y kiwicha, así como las algas, están indicados para quienes presentan esta enfermedad.

Definición: Es una enfermedad inflamatoria progresiva y crónica de las articulaciones que afecta también a órganos. Produce hinchazón, dolor, rigidez, pérdida de la movilidad del cuerpo y deformación, pudiendo incluso generar minusvalías.

Este tipo de trastorno que origina un cese de la función respiratoria es uno de los más frecuentes que se producen durante el sueño. Llamado Síndrome de Apnea del Sueño, se considera de importancia creciente tanto en adultos como en niños.

Es un síndrome caracterizado por síntomas y signos atribuidos a una reducción de hormonas andrógenas y que se encuentran asociadas a la edad en el hombre.

El agotamiento es una respuesta normal después de realizar un esfuerzo físico importante, luego de una fuerte tensión emocional o por carencia de sueño. Cuando el agotamiento físico no tiene una causa directa, es evidente que se debe visitar al especialista.