Remedios caseros protectores

La base de la medicina natural es la prevención: el objetivo máximo no es combatir la enfermedad sino fortalecer la salud. De ahí la importancia de los remedios naturales con propiedades protectoras y reguladoras de las funciones y órganos del cuerpo. La medicina natural también se preocupa por el equilibrio de la energía interior, ya que la salud de la persona está integrada por cuerpo, mente y espíritu.

Alimentos protectores de la salud

Para mantener una buena salud es importante que la dieta cotidiana contenga los siguientes elementos protectores:

Fibra.- Generalmente se le asocia con el sistema digestivo, para prevenir el estreñimiento; pero la fibra es mucho más importante. Es necesaria para prevenir todo tipo de enfermedades, incluso el cáncer; equilibra el nivel de colesterol (protege el corazón) y de glucosa (regula la diabetes), etc.

Frutas y vegetales.- No solo son fuente de antioxidantes naturales, sino de carotenoides, que son protectores naturales de las células. Los carotenoides son pigmentos vegetales que dan color a las frutas, protegen las estructuras de los daños exteriores y se transforman en vitamina A.

Niveles de la medicina preventiva

Primaras: Es el conjunto de cuidados que se adoptan para proteger los órganos y los sistemas del organismo, fortaleciéndolos y evitando así la aparición de enfermedades y afecciones.

Secundaria: Consiste en identificar y tratar una afección desde los primeros síntomas, a fin de evitar secuelas y prevenir consecuencias mayores para la salud.

Terciaria: Es el tratamiento de la enfermedad propiamente dicha.

Quizá también te interese
Contenido Relacionado

El sol es fuente de salud y energía, pero sin los cuidados preventivos adecuados también puede ser el principal causante del envejecimiento prematuro de la piel y el cáncer cutáneo.

En caso de una infección, la fiebre cumple básicamente tres funciones. Primero, aumenta ¡a temperatura corporal para inhibir el crecimiento de las bacterias y virus, ya que la mayoría de estos microorganismos no están adaptados para vivir a más de 37° C. Segundo, al aumentar la temperatura se eleva también la producción de glóbulos blancos,, propiciando así el desarrollo de anticuerpos.

La fiebre se caracteriza por un aumento de la temperatura del cuerpo por encima de lo normal, en promedio se puede decir que se considera fiebre a partir de 37.5° o 38° C. No es una enfermedad en sí, sino que ocurre cuando parte importante de las defensas del organismo hacen frente a un mal, generalmente una infección.

El cabello graso es consecuencia de un exceso de producción de sebo, por partes de las glándulas sebáceas, en el cuero cabelludo. Esta grasa sobrante se desliza a lo largo del cabello pero no siempre lo afecta hasta el final, por eso hay casos de cabello graso en la raíz y seco en las puntas (llamado cabello mixto).

Debido al clima frío, la exposición a sol, al viento o al agua, o en ocasiones sin razón aparente, los labios se secan e irritan. La piel de los labios es muy delgada y sensible, por lo que se agrieta fácilmente produciendo heridas un tanto dolorosas e incómodas a la hora de comer o hablar.