Manchas por embarazo

Tisana de flor blanca

En el embarazo la mujer experimenta cambios no solo en el interior de su organismo sino también en el exterior. Se produce una explosión hormonal que provoca el estiramiento de la piel, picazón general del cuerpo, aumento de sudoración y de vellosidad en la cara, brazos y piernas. Otro cambio común, que afecta a un 90% de mujeres embarazadas, son las manchas oscuras en la piel, que pueden aparecer en la barriga, los pezones, los genitales externos y, comúnmente, en el rostro.

La flor blanca

Es una planta pequeña que crece en la sierra de la región del Perú y otras regiones vecinas, cuyo nombre en quechua es “quishuar”. Tiene flores blancas y frutos en racimos similares a la uva pero mucho más pequeños. Antiguamente los incas usaban la madera de su tallo, pero ahora ya se le conocen ciertas propiedades beneficiosas para la salud.

Para qué se utiliza

Se usan las flores, hojas y ramas de la planta generalmente en infusiones y ex-tractos de uso interno o externo. Ingerirla es bueno para combatir los problemas estomacales y el estreñimiento, mientras que tópicamente se usa para lavados ex-ternos de hemorroides, descensos vaginales, úlceras y manchas.

Propiedades

La flor blanca actúa como depurador sanguíneo, cicatrizante externo, antiséptico general y purgante de acción intermedia. Además, sus raíces y hojas combaten los dolores reumáticos y los vómitos.

Tisana de flor blanca

Tome 2 tazas al día y con el resto de la preparación lave su cutis.

Ingredientes:

  • 1 puñado de flor blanca
  • 1 litro de agua

Preparación:

Ponga a hervir un litro de agua y, cuando rompa el hervor, agregue el puñado de flor blanca. Deje que siga hirviendo por unos 10 minutos más y luego retire del fuego, deje reposar y cuele.

Advertencia.- Por su potente acción purgante es mejor evitar el consumo de la flor blanca en estados de diarrea o deshidratación.

Quizá también te interese
Contenido Relacionado

Raspones, pequeños cortes, arañazos e hincones con objetos punzantes pueden ser considerados como pequeñas heridas, pero que si se presentan en el rostro pueden provocar dolor e incomodidad (física y psíquica). Las heridas cerradas generalmente se inflaman, pero si presentan sangre es porque están un poco abiertas y en estos casos se puede ayudar a acelerar el proceso de cicatrización.

Las heridas superficiales son aquellas que afectan a la epidermis y al tejido subcutáneo, mientras que las heridas profundas comprometen otras estructuras del organismo, como músculos, tendones, nervios o vasos sanguíneos. También pueden ser abiertas, lo que implica que tiene sangre fresca fluyendo activamente.

Se refiere a la pérdida de sangre del tejido que recubre la nariz y casi siempre ocurre únicamente por una fosa. La nariz tiene varios vasos sanguíneos diminutos que pueden sangrar fácilmente si, por ejemplo, el aire frío seca e irrita las membranas que las recubren formando costras que luego, al irritarse o sobarlas sangran.

El cutis seco se caracteriza por la falta de humedad, que suele darse por un mal funcionamiento de las glándulas sebáceas, encargadas de producir las cantidades necesarias de aceite para la piel. Aunque en ocasiones también se puede dar por la falta de algunas vitaminas o minerales.

Ocurren cuando se aplica más presión sobre un hueso de la que este puede soportar. Si el hueso fracturado sobresale de la piel, entonces se trata de una fractura expuesta. Los síntomas involucran hinchazón, hematomas, en ocasiones sangrado, dolor intenso, entumecimiento y hormigueo, dificultad para el movimiento de la extremidad cercana, entre otros.