El chocolate es bueno para el corazón

El chocolate es bueno para el corazón

Definitivamente una buena noticia para los amantes del chocolate, ya que tienen una razón más para dar rienda suelta a sus antojos.

Aunque el cacao y el chocolate se han consumido durante cientos de años, solo recientemente comenzamos a conocer y a entender los beneficios de este sabroso alimento, los que derivan principalmente de su alto contenido de flavonoides.

El chocolate negro contiene aproximadamente un 30% de materia grasa, un 6% de proteínas, un 61% de carbohidratos, y un 3% de humedad y de minerales (fósforo, calcio, hierro), además de aportar vitaminas A y del complejo B. Sin embargo, no cualquier chocolate puede beneficiarnos. Es importante diferenciar aquel chocolate con 90% de cacao en su composición, de aquel otro cuya proporción de cacao es mínima y contiene en su mayoría, azúcar y grasas trans o saturadas. Los “chocolates”, de bajo costo, confeccionados con manteca de cacao “sintética”, o manteca industrial, no tienen esta característica, de ahí el sabor desagradable y grasoso que producen en el paladar

La toma de chocolate resulta en una función mejorada del endotelio, el tejido que recubre el interior de los vasos sanguíneos. Asimismo, el chocolate también ha demostrado aumentar el HDL o colesterol bueno y reducir el LDL o colesterol malo. Además, el hecho de que muchas barritas de chocolate o tabletas contengan nueces, que se sabe que tienen efectos saludables para el corazón, potenciaría el efecto del chocolate.

El chocolate es, ciertamente, un alimento altamente energético, por lo cual constituye un excelente suplemento nutricional para atletas, o para personas con altos requerimientos de actividad física que necesitan reservas energéticas adicionales (alpinistas, maratonistas, sol-dados en campaña, entre otras), 100 gr. de chocolate aportan 500 calorías, más que el pan (250 Cal), que la carne (170 Cal), o que la leche entera (70 Cal).

En diferentes modelos experimentales se ha demostrado la capacidad del chocolate de inhibir la oxidación de las LDL y para incrementar la producción del óxido nítrico a nivel endotelial, efecto que se traduce en una acción vasodilatadora y de relajación vascular. También, se ha de-mostrado que las procianidinas del cacao inhiben, tanto la activación como la agregación de las plaque-tas en los vasos sanguíneos, efecto fisiológico que se complementa con la acción inhibidora de la oxidación de las LDL. Es por esto que el chocolate negro reduce el riesgo de infarto de miocardio.

Ahora bien, la idea NO es recomendar un consumo exagerado de chocolate, sobre todo a los individuos obesos o con sobrepeso quienes deberían restringir o evitar su consumo, como tampoco se sugiere con el consumo del vino tinto o de otras bebidas que también producen efectos beneficiosos en la salud, cuando se consumen moderadamente. Existen muchas fuentes de flavonoides, por lo cual la recomendación es combinar adecuadamente el consumo de frutas y verduras en forma constante, pero tampoco privarnos del placer de comer un buen chocolate. Una porción frecuente de chocolate, es sin lugar a dudas, un trocito de más salud.